Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam

“Las ayudas al automóvil deberían ser estructurales”

Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam
Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam

Juan Antonio Sánchez Torres renueva por quinta vez su mandato al frente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) con la mirada puesta en “ofrecer un mayor y mejor servicio a sus asociados”, como viene ligado a su cargo, pero también con la idea de “luchar denodadamente por conseguir la vertebración del sector”.

Pregunta. ¿Por qué se impone este objetivo?
respuesta. Porque la unión del sector hay que mantenerla y cuidarla, de cara a estar en contacto permanente con el Gobierno las cuatro asociaciones que componemos el sector (la de fabricantes, Anfac; la de importadores, Aniacam; la de concesionarios, Faconauto, y Ganvam). Mantener la vertebración del sector no es fácil. Tenemos muchos intereses comunes pero también contrapuestos, legítimos en cualquier caso aunque contrarios.
P. Uno de los puntos de fricción es una modificación de la Ley de Distribución o del Código de Comercio que cambiara la relación concesionario-marca. ¿Es un buen momento para resucitar este cambio legislativo?
r. No. No es un buen momento. Como Ganvam, queremos una Ley de Distribución o una modificación del Código de Comercio para conseguir que los concesionarios no estuvieran sometidos a ciertos contratos de adhesión que suponen problemas de relación entre marcas y redes. Pero la cuestión es si es importante pedir esta modificación legal ahora o en otro momento.
Si se nos ha dicho públicamente, por parte del Ministerio de Industria, que no lo va a hacer ahora, todo lo que sea luchar en ese sentido, en mi opinión, es darnos golpes contra la pared. Además, nos puede impedir que avancemos en otros temas que nos interesan también. Por tanto, sí a la Ley de Distribución, así lo he dicho siempre, pero este no es el momento.
P. ¿En qué estado se encuentra la mesa de diálogo, que se creó como foro para solucionar las disputas del sector?
r. Estamos pendientes de que se fije la próxima reunión de la mesa. En noviembre, insté públicamente al secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz a que convocara la mesa. Públicamente dijo que sí, que lo iba a mover, pero el tema está parado, teóricamente por cuestiones de agenda de García-Legaz, aunque no sé si influyen otras cosas.
P. El mantenimiento de los planes de estímulo a la compra PIVE y Pima Aire es uno de los puntos de encuentro del sector. ¿Qué opina?
r. Han de continuar hasta que se normalice la situación económica. Lo mejor sería que se convirtieran en ayudas estructurales, pero no es momento tampoco de pedirlo. La renovación de los planes cuando se acaban los fondos debería ser más fluida porque cuando se agotan, se paran las ventas.
P. ¿Hasta cuándo durará el vigente PIVE 5?
r. Hasta verano.
P. ¿Los concesionarios son rentables gracias al PIVE?
r. Al PIVE y al esfuerzo enorme que han hecho en reorganizar las estructuras, en temas de personal. Ha sido duro e impresionante.

“La reforma de la fiscalidad es necesaria”

La reforma de la fiscalidad del automóvil es otro de los objetivos de la patronal. Ganvam va a trabajar en defender “una tributación totalmente alineada con Europa, que grave el uso y no la adquisición”, afirma Sánchez Torres. Actualmente, están exentos del impuesto de matriculación más del 60% de los vehículos españoles. También abogan por una modificación del impuesto de circulación y su adecuación a criterios medioambientales.
Además, son proclives a la eliminación del impuesto de transmisiones patrimoniales para concesionarios y compraventas. “El problema fundamental es que estos gravámenes están cedidos a las comunidades autónomas y eso supone 17 negociaciones y 17 obstáculos”, explica el directivo.
Más allá de los impuestos directos como medida para frenar el envejecimiento del parque, Ganvam apoyará el vehículo de empresa con una rebaja de la tributación a los empleados que tengan esta retribución en especie, así como con la desgravación en el IRPF de las cuotas de renting para particulares, favoreciendo el cambio de coche cada cuatro años.
La intención de Ganvam en esta nueva etapa es reducir drásticamente ese 20% de vehículos que circulan sin tener la ITV en vigor.