El plan de empleo juvenil ‘Nestlé needs YOUth’ beneficiará a 1.250 personas en España hasta 2016

Savia nueva para la industria agroalimentaria

Taller de orientación profesional, dentro del programa Nestlé needs YOUth, celebrado este mismo mes en el Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla.
Taller de orientación profesional, dentro del programa Nestlé needs YOUth, celebrado este mismo mes en el Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla.

Nestlé needs YOUth, el programa de empleo juvenil de la multinacional agroalimentaria suiza Nestlé, presentado el pasado noviembre, empieza a tomar forma en España. La iniciativa, con la que la compañía suiza ofrecerá 10.000 oportunidades de empleo y 10.000 puestos de prácticas y formación para jóvenes europeos menores de 30 años entre 2014 y 2016, tiene ya cifras para España: se estima que hasta 1.250 jóvenes se beneficiarán del programa en los próximos tres años.

Nestlé needs YOUth se basa en cuatro pilares: contratación directa, prácticas formativas, orientación profesional e implicación de proveedores.

De los 1.250 jóvenes, unos 750 de ellos pasarán a formar parte de la compañía para cubrir nuevas necesidades de empleo surgidas de inversiones realizadas en los últimos años o previstas para los siguientes, así como de las expectativas de crecimiento de las exportaciones, como parte del relevo generacional que conllevan las jubilaciones o para cubrir puestos de trabajo en otras sociedades del grupo, concretan desde la compañía en España. De hecho, desde que se puso en marcha el plan, ya se han realizado cerca de 150 contrataciones, afirman fuentes de Nestlé España.

Desde que se puso en marcha el plan, ya se han realizado cerca de 150 contrataciones, afirman desde Nestlé España

Según las mismas previsiones, los restantes se incorporarán a través de los programas de formación dual vigentes en la oficina central y en las fábricas de Gerona,La Penillade Cayón (Cantabria), Viladrau (Gerona) y Pontecesures (Pontevedra), de programas internacionales –como el convenio de colaboración establecido con Nestlé Alemania– y de conciertos educativos, en colaboración con universidades e institutos de formación profesional.

Desde Nestlé España señalan que los primeros alumnos ya están seleccionados y la mayoría han iniciado tanto la formación teórica como la formación en riesgos laborales previa a las prácticas. Cuando finalicen esta formación, los alumnos realizarán dos meses más de prácticas en el centro de trabajo correspondiente y se prevé que el próximo mes de septiembre ya inicien la formación dual propiamente dicha, es decir, la formación en alternancia: cuatro horas teóricas y cuatro horas prácticas. En Cantabria empezarán en abril.

Orientación profesional

Para otro de los pilares del plan, la orientación profesional, Nestlé está contando con el apoyo de universidades y escuelas de negocios referentes en las distintas comunidades autónomas. “La finalidad es aumentar la empleabilidad de los jóvenes ayudándoles a potenciar y desarrollar sus habilidades”, señala Rocío Reina, responsable del Programa Lider del Instituto Internacional San Telmo, una de las entidades que colabora en el proyecto de empleo juvenil.

Precisamente, esta escuela de negocios organizó recientemente, en su sede de Sevilla, un taller de orientación profesional bajo el paraguas de Nestlé needs YOUth. “Este primer taller constó de una conferencia sobre reflexiones para los primeros pasos profesionales, así como la revisión individual y personalizada del currículum vitae por consultores de recursos humanos de Nestlé que ayudaron a los participantes –se seleccionaron 30 de las 136 solicitudes– a mejorarlo, explicándoles técnicas y señalándoles puntos a tener en cuenta para hacer un buen currículum”, explica Reina.

Apuesta por el empleo

Nestlé cuenta en España con 12 centros de producción, que se encuentran distribuidos en siete comunidades autónomas. La compañía pone como ejemplos de su apuesta por el empleo las fábricas de Gerona y La Penilla. La de Gerona, con una inversión de 150 millones de euros desde 2008, se ha convertido en una de las más competitivas y cualificadas del grupo y cuenta con una plantilla próxima a los 700 trabajadores, 400 de los cuales se han incorporado en los últimos cuatro años.

En la planta cántabra, donde trabajan 900 personas, 140 puestos de trabajo temporales han pasado a ser de carácter indefinido.