Apuesta por la Bolsa de México y la deuda brasileña

El mejor cóctel para invertir en fondos de América Latina

El mejor cóctel para invertir en fondos de América Latina

José Cuervo no es solo el tequila más popular de México. También es el nombre del máximo responsable de Santander Asset Management para las inversiones en renta variable en América Latina. El fichaje de este gestor, hace tres años, se anunció por todo lo alto. No era para menos. Su trayectoria en el británico HSBC había sido brillante. La apuesta del grupo presidido por Emilio Botín fue exitosa. El fondo estrella de la región, que Cuervo gestiona con la ayuda de un equipo de 30 personas, tiene los mejores resultados (para un periodo de tres años) de entre los 163 fondos especializados en renta variable latinoamericana que monitoriza Morningstar.

Santander AM Latinamerican Equities es el mejor de la clase. Lo que no quiere decir que no haya sufrido de forma intensa las turbulencias financieras que han azotado la región en los últimos meses, y años. De hecho, este fondo presenta una rentabilidad anualizada desde 2011 del 6,22%. Tiempos duros para gestionar Bolsa brasileña, mexicana o argentina.

“Cada semana revisamos nuestro universo de inversión, que abarca más de 400 compañías de todo el continente”, explica Cuervo. “No tenemos prejuicios respecto a países o industrias. Buscamos empresas que sean más rentables que la media, y estén más baratas que la media”. El análisis de la gestora es exhaustivo, de abajo a arriba. “Llegamos a visitar 2.000 firmas latinoamericanas al año, algo que no puede decir ninguna otra gestora”.

Cuervo reconoce que los últimos años han sido difíciles, pero cree que las cosas están cambiando. “Hay señales positivas en varios frentes. La situación económica de Brasil va ser mejor de lo que se esperaba. El deterioro que ha vivido parece haber tocado fondo. Además, en México se ha absorbido ya el efecto del aumento de impuestos y el consumo mejorará en el segundo semestre. Por último, el posicionamiento de los inversores hacia Latinoamérica está cambiando y creemos que poco a poco irá recuperando importancia en las carteras globales”.

Entre las apuestas de inversión del fondo están las brasileñas Banco Itaú, la minera Vale, la cervecera Ambev (propietaria de marcas como Franziskaner o Budweiser), la empresa de alimentación BRF, y el banco mexicano Banorte.

Otro de los fondos que está en el podio de los más rentables, junto con el de Santander y uno de Nordea, es Aberdeen Global Latin America Equity. Su principal responsable, Fiona Manning, también cree que las turbulencias de inicio de año no deben ensombrecer las buenas perspectivas a largo plazo para América Latina. “Las previsiones de mejora en EE UU deberían traer buenas noticias para el sentimiento de mercado y la región”. Para reforzar su tesis, recuerda que los principales bancos centrales de la zona están muy comprometidos con las buenas políticas monetarias y fiscales. Además, sus compañías y bancos están menos endeudados que sus competidores en Europa o Estados Unidos, y sigue habiendo un crecimiento imparable de su clase media, con un 60% de población por debajo de los 35 años. En renta variable, su principal apuesta es México, que se verá beneficiado por la controlada inflación, así como por la reforma energética y fiscal.

Uno de los fondos más veteranos y con mejor trayectoria en Latinoamérica es el JPMorgan Funds Latin America Equity. Aunque se ha visto afectado como el resto de competidores por las turbulencias de los últimos años (presenta una rentabilidad anual del -7,39% desde 2011), también refleja el buen recorrido de la región, con rendimientos anuales del 12,81% en cinco años, y del 11,80% en 10 años.

El asesor independiente Juan Manuel Vicente Casadevall también apunta como alternativa de inversión la deuda pública latinoamericana (con el bono brasileño a 10 años rentando un 13,5%). “Puede ser una buena oportunidad si se invierte a través de fondos de calidad, con una diversificación adecuada y siendo conscientes de que puede haber volatilidad por el camino”. En este ámbito, la firma Schroders propone el ISF Emerging Markets Deb Absolute Return, que ha minimizado las pérdidas en los últimos años.

Entrar por la vía más directa

M. M. M.

Aquellos inversores que quieran apostar directamente por la renta variable de un país tienen la oportunidad de hacerlo de una forma rápida, aunque no exenta de riesgos. Se trata de los fondos cotizados (o ETF, Exchanged Traded Funds), que permiten a un pequeño ahorrador comprar un producto financiero que replica la evolución de un índice bursátil, como el Bovespa de Brasil o el Mexbol de México.

“El problema de los ETF referenciados a índices que apuestan por el conjunto de la región, como el MSCI Emerging Markets Latin America, es que están totalmente condicionados por Brasil y México”, explica Eduardo Antón de Dios, analista de ETF en Inversis Banco. En su apuesta por países, en la firma se decantan más por México que por Brasil. El fondo GBM Asset Management Sicav Mexico Fund, en dólares, lleva en el último año una revalorización del 5%, mientras que la Bolsa mexicana ha caído un 15%.

Desde Inversis también subrayan el potencial que presenta Colombia, porque lleva años de saneamiento económico. Este mercado, junto con Chile, y Perú son los más destacados por los analistas, para quienes quieran buscar alternativas a México y Brasil.