En un plazo de entre 5 y 10 años

Los expertos piden la total desaparición de la deducción por vivienda

 El comité de expertos propone la desaparición total de la deducción por compra de vivienda habitual, incluso con carácter retroactivo. El Gobierno la eliminó para las casas adquiridas a partir del 1 de enero de 2013 pero se conserva para las compradas con anterioridad a esa fecha.

“Esta situación transitoria debería desaparecer en el futuro”, argumenta la comisión de expertos. Y da dos argumentos para ello. Por un lado, considera que es “una causa importante para no reducir el endeudamiento con mayor rapidez, incluso disponiendo de fondos suficientes para ello, sino hacerlo anualmente solo hasta el límite fiscalmente permitido para ello”.

Y como segundo motivo, defiende que “puede prolongar en varias décadas la vigencia dentro del IRPF de una institución ya eliminada”. Añade que, por eso, “debería plantearse la desaparición total de estas deducciones en un plazo razonable”. Además, con la eliminación definitiva de esta deducción, “la protección al ahorro quedaría circunscrita exclusivamente al procedimiento establecido hoy para atender a situaciones de dependencia y envejecimiento”.

La desaparición total de la deducción por vivienda se aplicaría en un plazo largo, de entre 5 y 10 años, según ha explicado Manuel Lagares en rueda de prensa. Además, el contribuyente podría aplicarse durante ese plazo todo el beneficio fiscal por el pago pendiente de su hipoteca. Es decir, si el saldo de pago es aún de 50.000 euros, podría periodificar en ese tiempo toda la deducción de forma que no perdiera su beneficio fiscal. 

En el diseño actual del IRPF, se establece una deducción sobre la inversión en vivienda habitual del 15% sobre un límite de 9.005 euros. Aunque solo para viviendas adquiridas con anterioridad al 1 de enero de 2013. Aun así, el Gobierno ya ha manifestado que no pretende echar por tierra con carácter retroactivo una deducción de la que aún disfrutan alrededor de 5 millones de contribuyentes. 

Eliminación de impuesto de transimisiones patrimoniales 

Por otro lado, recomienda un cambio en el impuesto sobre transimisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, el tributo que se paga por la adquisición de una vivienda. La comisión considera que este impuesto ya grava la transmisión de un bien ya gravado por el IVA, por lo que no lo considera eficiente al desincentivar la realización de transacciones. “La comisión, por tanto, propone una reducción de este impuesto hasta su desaparición al introducirse el nuevo IBI”, añade el documento.