Declarado culpable el concurso de una sociedad de Francesc Miró

El fundador de la cadena de electrodomésticos Miró, inhabilitado por tres años

El mercantil dos de Bilbao declara culpable el concurso de RTV Bermúdez

La sociedad matriz de la cadena Miró ha entrado en liquidación

El juez condena al empresario a abonar más de 20 millones

Tienda de la cadena Miró.
Tienda de la cadena Miró.

El juzgado mercantil número dos de Bilbao ha calificado culpable el concurso de la sociedad RTV Bermúdez, de Francesc Miró, propietario de la cadena de electrodomésticos Miró. En el fallo, comunicado esta semana, al que ha accedido este diario, el juez inhabilita al empresario durante tres años para ejercer cargos en compañías.

Francesc Miró gestiona la cadena de electrodomésticos a través de la empresa Establisments Miró, que se declaró en concurso en mayo de 2011 con 283 millones de pasivo, y que antes de que acabara el año logró acordar convenio. Este mes Establimentes Miró ha entrado en liquidación al no poder cumplir el convenio propuesto. Además de esta sociedad, el empresario controla las firmas Miri Miró y RTV Bermúdez.

El despacho Gesico instó el concurso de RTV Bermúdez a principios de 2012, con un pasivo de 18 millones. Los administradores concursales nombrados por el juez solicitaron la calificación del concurso como culpable.

En el fallo del mercantil dos de Bilbao de esta semana se explica que en el concurso de RTV Bermúdez “se han puesto una serie de errores de la entidad en la contabilidad”. Entre otros, el fallo recoge una corrección contable en 2009 –que el empresario “justifica como un simple error, sin mayor explicación”– que pasa de un patrimonio positivo de 1,6 millones de euros a otro negativo de 12,5 millones. La auditora del ejercicio 2010 de la empresa de Miró, Zenit Auditores y Consultores SLP, denegaron su opinión sobre las cuentas de ese año. “El escenario se torna más oscuro”, señala el fallo, “ante la falta de depósito de las cuentas anuales (...) y el mantenimiento de una situación de elevadísimos fondos propios negativos, sin reacción alguna por parte de la administración social”. Sólo cuándo un acreedor insta el concurso de la sociedad de Miró “se reacciona, se intenta la declaración de concurso voluntario y se llega a un concurso de más de 18 millones de euros de pasivo”.

Los acreedores, prosigue el fallo del mercantil dos de Bilbao, “no pudieron apercibirse de la realidad económica de RTV y sólo cuando la situación fue irreversible pudieron acudir (uno de ellos) a la solicitud de concurso necesario”.

El juez condena a Francesc Miró a abonar hasta el 100% de los créditos concursales, en total 20,2 millones de euros. El fallo también condena de manera solidaria al pago del 40% del déficit en el pago de los créditos concursales a Establisments Miró (ocho millones de euros). “Se trata de una de las mayores condenas en España a un administrador por su responsabilidad concursal”, estima José Martínez, director del despacho Gesico.

El fallo del mercantil dos de Bilbao es recurrible.