Entrevista con Augusto Romero-Haupold, presidente de Rives

“Una buena ginebra se reconoce al día siguiente”

Augusto Romero-Haupold, presidente de Rives.
Augusto Romero-Haupold, presidente de Rives.
Jerez de la Frontera

Desde 1965 lleva las riendas de Rives, empresa familiar líder en la producción y distribución de ginebras (Pitman y Rives), rones (Conde de Cuba), vodka (King Peter) y siropes de zumos concentrados (Tropic). Maestro destilero, vicepresidente de la patronal de bebidas refrescantes (Anfabra) y de la Asociación de Criadores de Caballos. Augusto Romero-Haupold, de 74 años, aúna en sus modales y buen hacer el aspecto del perfecto inglés con el señorío andaluz de los caballos, la marca España y el disfrute de la vida.

Pregunta. ¿Qué hace una bodega jerezana fabricando ginebra?
Respuesta. La bodega nació en 1880 con vino y licores. Después, en 1912, mi abuelo comenzó con la ginebra, una bebida de caballeros, con un código estricto de elaboración. La destilería actual fue un empeño mío de 1978, al estilo de los grandes alambiques ingleses y diseñada por John Doore. Lo que le da la calidad es el valor artesanal, ampliamente reconocido por múltiples premios.


Somos el único fabricante bajo el sistema ‘London Dry Gin”

P. Con tantas ginebras, ¿por qué elegir la suya?
R. La bebida entra primero por la vista, el olor y el sabor. A una buena ginebra se la conoce el día después, si no se sufre resaca.

“Nuestros zumos concentrados, Tropic, tienen gran aceptación en Europa y Arabia”


P. ¿Cuál es su producto estrella?

La marca España abre puertas en Suramérica”

R. España es el tercer consumidor mundial de ginebra de calidad y la marca Rives está muy unida al gin, segmento en el que tenemos el 7% de cuota. Esperamos cerrar nuestro ejercicio el próximo mes de abril con una facturación cercana a los 19 millones, lo que supondría un crecimiento de las ventas del 6% respecto al ejercicio anterior.

P. ¿Cómo se reparten sus ventas?
R. El 60% del negocio procede de las bebidas con alcohol y el 40%, de los siropes, concentrados con zumo natural (Tropic). La ginebra supone el 45% de la facturación del grupo en la parte de bebidas espirituosas, el resto lo componen el vodka y otros licores.

P. ¿Qué suponen las ventas internacionales?
R. El 10% corresponde a ventas exteriores. Estamos presentes en 30 países. Entre otros, China, Panamá, EEUU, México y Reino Unido. En los últimos años hemos aumentado nuestra presencia en Europa y también en los países árabes.


P. ¿Le beneficia la marca España?
R. Tenemos a gala ser españoles. Incorporamos la bandera en nuestra ginebra. La marca España te abre puertas en Suramérica pero poco en Europa.


P. ¿Cómo influyen los impuestos sobre el negocio?
R. Hay una relación directa. Se nota en las ventas. En cada botella de ginebra, cuatro euros corresponden a impuestos. Esperamos que la nueva reforma tributaria no se traduzca en nuevas subidas de impuestos.

P. ¿Y las campañas de Tráfico?
R. La gente se ha adaptado a no beber si conduce. Se ha concentrado el consumo en los hogares. Los licores sin alcohol se venden cada vez más en coctelería aunque también les ha afectado la crisis.

P. ¿Qué han aprendido de su alianza con Osborne?
R. Fue un proyecto bonito. Estuvimos 18 años de socios con una empresa centrada en vinos y brandis, que no cumplió las expectativas que teníamos de comercialización en la ginebra. Finalmente, la familia se armó de genio para recomprarla hace cinco años.


P. ¿Qué retos le quedan por delante?
R. Tenemos que dar con la tecla de una mejor comercialización y aumentar la productividad. Queremos ser más reconocidos a nivel nacional, parece que siempre lo de fuera es mejor.

P. Después de tantos años en el negocio y como maestro destilero, ¿qué producto le queda por crear?

R. La mejor ginebra del mundo, pero es algo que tiene que decidir el gran público. Tenemos la mejor materia prima y destilado. Cada maestro tiene su fórmula secreta, las proporciones. Es el equivalente al cocinero, que da el punto de la cocción de la lubina a la sal.

"El gin-tonic español está de moda"

El presidente de Rives con su ginebra.
El presidente de Rives con su ginebra.

P¿Cómo van las ventas del segmento de ginebra?
R.En 2013, cerraremos con un incremento del 20%, cuando el mercado lo ha hecho a un ritmo del 7% y nuestra previsión para 2014 es lograr un crecimiento de las ventas del 15% al 20%.

P¿Qué pueden ofrecer al mundo de la ginebra?
R. Somos los únicos fabricante españoles bajo el sistema London Dry Gin. Se destila en los tradicionales alambiques de cobre, con agua libre de minerales y alcohol puro. Contamos con la torre de rectificación más alta de Europa (de 30 metros), lo que nos permite competir en calidad con cualquiera de las ginebras premium. Hemos sido reconocidos con numerosos premios londinenses, como Best in Class y nuestro licor de caramelo con base de vodka es medalla de oro en el concurso mundial de espirituosos de San Francisco.

P¿Cómo se prepara el perfecto gin-tonic?
R. A mí me gusta el clásico gin-tonic, con una porción de ginebra Rives 1880 por dos y media de tónica Schweppes, mi favorita. Servido sobre abundante hielo, cáscara de limón verde lavado y cuidando que el cítrico moje el borde del vaso o copa. Ahora se ha puesto de moda el gin-tonic español, con copa de balón, decorado con frutas, fresas, cítricos o manzanas.

P¿No teme que se pase de moda?
R. Al popularizarse también con golpes de sabores, como lima o grosella, le da mucho recorrido. También es perfecto el medio gin-tonic. Fácil de beber para las mujeres, es muy refrescante. Tiene un 15% de alcohol, como si se tomara una copa de vino.