Llegan los vehículos que se conectan a Facebook

Alta tecnología y conectividad para captar al conductor del futuro

Un visitante hace una foto del Toyota Aygo en el Salón de Ginebra. Abajo el modelo C4 Cactus de Citroën.
Un visitante hace una foto del Toyota Aygo en el Salón de Ginebra. Abajo el modelo C4 Cactus de Citroën. Reuters

Hay una preocupación creciente entre las marcas de automóviles. Los fabricantes ven envejecer su cartera de clientes y subir inexorablemente la edad media de los conductores europeos sin que haya recambio para su mercado. Y no es que no haya jóvenes, es que los nuevos mayores de edad tienen cada vez menos interés en poseer un coche. “La libertad que antes representaba el carné de conducir ahora se busca en los vuelos low cost y en subir en el momento las fotos y las opiniones a las redes”, comentan en el sector.

¿Cómo captar a este nuevo potencial conductor? Entre otras estrategias, los coches se están convirtiendo en puntos móviles de conexión a internet. Según un estudio de IBM, un 90% de los vehículos que salgan al mercado europeo hasta 2020 contarán con algún elemento de conectividad y no será solo un complemento extra dedicado al público de coches de alta gama. “Estamos acostumbrados a ver este tipo de dispositivos implementados en coches premium pero ahora, están entrando con fuerza en los segmentos de coste medio y bajo”, afirma Dinesh Paliwal, consejero delegado de Harman International, una de las empresas que fabrican los dispositivos de internet para los vehículos. “Los jóvenes están acostumbrados a estar permanentemente conectados y no consideran que tengan que parar solo por estar dentro del coche”, avanza Paliwal.

En esta nueva tendencia, son protagonistas los coches compactos, del segmento más pequeño, que han representado buena parte de los lanzamientos y presentaciones del Salón Internacional de Ginebra, que abre hoy sus puertas al gran público hasta el 16 de marzo, después de dos días dedicados exclusivamente a la prensa. Las marcas prevén que este segmento, eminentemente urbano y con mejor enganche entre el público más joven, crezca del orden de un 20% en tres años.

Los celebrados trillizos (porque comparten desarrollo conjunto) Toyota Aygo, Citroën C1 y Peugeot 108, o el nuevo Opel Adam Rocks, son ejemplos de lanzamientos en Ginebra de vehículos compactos que cuentan con pantallas multimedia en el vehículo en las que se puede navegar por los dispositivos móviles para seleccionar música de alguna de las librerías o los mapas de navegación guardados en el teléfono. El sistema del Opel Adam, que funciona tanto con iOS como con Android, permite contestar el teléfono o dictar mensajes de texto a través de un altavoz.

En este sentido, el presidente de Opel/Vauxhall, Karl Thomas Neumann, señaló ayer a la prensa que su sistema de conectividad OnStar (que se controla desde el retrovisor del coche) estará disponible de serie en todos sus coches europeos a partir de 2015. El sistema de General Motors va un paso más allá del mero entretenimiento y permite que el automóvil realice automáticamente una llamada a emergencias si se produce un accidente, localizar el vehículo en caso de robo, desbloquear las puertas si se ha extraviado la llave o, si el cliente acepta compartir su ubicación, recibir direcciones y recomendaciones de negocios en las cercanías del automóvil.

La renovación del Ford Focus, el coche más vendido del mundo, también ha implementado numerosos elementos de conectividad y Tesla ha cerrado un acuerdo con Telefónica para que sus modelos estén permanentemente conectados a internet cuando la marca desembarque en España en los próximos meses. Las tecnológicas no quieren quedarse fuera de este desarrollo y así, Apple anunció el lunes su nuevo sistema CarPlay, que permite controlar distintos sistemas de conectividad a través de la voz y de un botón colocado en el volante del coche. Ya ha comunicado que contarán con este dispositivo marcas como Ferrari, Mercedes Benz o BMW.

Los desarrollos corporativos también hacen frente al mandato de la Unión Europea, que hará obligatorios para finales de 2015 en los vehículos los dispositivos de e-call, es decir, los que llaman a emergencias en caso de que se produzca un accidente. La principal problemática en este caso es homogeneizar las señales enviadas y unificar los destinatarios de la llamada.