Con una participación de 92 millones

Paulson sigue los pasos de Soros y apuesta por el ladrillo español a través de la Socimi

Paulson sigue los pasos de Soros y apuesta por el ladrillo español a través de la Socimi

Los gestores fondos George Soros y John Paulson han tomado ambos una participación de 92 millones de euros en Hispania, una sociedad de inversión inmobiliaria (SOCIMI) española, informó el sábado el diario Financial Times, citando a fuentes cercanas a la operación.

En los últimos meses el mercado ha asistido a un renovado interés de los inversores extranjeros por el ladrillo español. Los bajos precios de este tipo de activos, las elevadas rentabilidades que pueden llegar a reportar (según los cálculos de los expertos podrían rozar el 7%) así como la mejora de las perspectivas económicas son el caldo de cultivo para reflotar este tipo de inversiones. Pero por si esto no fuera suficiente desde el pasado mes de septiembre se ha sumado un ingrediente más que está permitiendo al sector salir de la crisis en la que se encontraba sumido. Las Sociedades Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (Socimi) son vehículos de inversión destinados promover el mercado del alquiler y dar salida al stock inmobiliario cuya principal ventaja reside en el tratamiento fiscal y las rentabilidades que prometen. Según la reforma fiscal de diciembre de 2012 este tipo de sociedades están exentas del impuesto de sociedades respecto de las rentas que proceden del alquiler de los inmuebles. En su lugar son los accionistas los que tributan por los dividendos que distribuya la sociedad.

Todo ello está provocando que muchos inversores vuelvan a mirar a España con otros ojos. Y de entre todos destacan los multimillonarios George Soros y John Paulson. En los últimos meses Soros ha reforzado su inversión en España y Portugal. A las inversión en la Socimi se suma la adquisición del 5,7% de FCC.

Hispania, creada por la sociedad de inversión privada Azora, desveló recientemente planes para salir a cotizar en el mercado español con el objetivo de captar fondos entre inversores institucionales por importe de unos 500 millones de euros.