El beneficio recurrente se mantiene en 582 millones

ACS ganó 702 millones en 2013 y rebajó su deuda un 14%

Florentino Pérez, presidente de ACS.
Florentino Pérez, presidente de ACS.

ACS ha pasado de las pérdidas de casi 2.000 millones del año pasado, por minusvalías y el saneamiento de la inversión en Iberdrola, a apuntarse un beneficio neto atribuible de 702 millones, según ha informado a la CNMV. La facturación y el ebitda en 2013, lastrados por un tipo de cambio desfavorable, son parejos a los de 2012: el grupo ingresó 38.373 millones, con un descenso del 0,1%, y su beneficio bruto de explotación cayó un 2,8%, hasta 3.002 millones. El margen bruto de explotación es del 7,8%.

El beneficio neto recurrente también es un calco del presentado hace un año: 580 millones. Sin la citada depreciación de distintas monedas en las que factura frente al euro, la cifra de negocios habría mejorado un 6%, el ebitda sería un 3,1% mayor que el de 2012 y el beneficio neto recurrente sería un 7% superior.

Un 86,3% de las ventas se cosechan fuera de España, con especial peso del área Asia Pacífico (39% del total), América (34%) y Europa (14%). La depreciación del dólar australiano y distintas desinversiones han influido en una ligera merma en la cartera del 2%, marcando 63.400 millones. El principal motor de facturación de ACS es la división de Construcción, con más de 29.500 millones (el 95% facturado fuera) y referencias como Dragados, Hochtief, Turner o Webber. Su rendimiento bruto de explotación del 6,2%.

Todas las áreas están en beneficio creciente. El principal generador es Servicios Industriales, con 418 millones y un incremento del 0,5%; Construcción mejora un 5%, hasta los 261 millones, y Medio Ambiente ofrece 79 millones, lo que eleva en un 9% la cifra de 2012. ACS ha puesto de manifiesto una nueva caída de actividad en España y el citado impacto de los tipos de cambio en sus ganancias.

El capítulo de inversiones se ha saldado con 2.484 millones, de los que 1.650 millones están relacionados con Hochtief (por las necesidades de la filial australiana Leighton en maquinaria y equipamiento), y casi 2.010 millones en desinversiones, donde Hochtief vuelve a llevarse la palma con 1.912 millones. El saldo neto inversor es de 476 millones. A lo largo de 2013 ACS ha colocado los aeropuertos y división de servicios de su firma alemana, por los que recibió 1.083 millones y 236 millones de euros, respectivamente. Leighton también vendió el negocio de telecomunicaciones por 451 millones de euros.

ACS se ha acercado al objetivo marcado para su deuda (unos 4.000 millones), cerrando con una reducción del 14,5% respecto a diciembre de 2012. La nueva cifra declarada de 4.235 millones (685 millones sin recurso) es un 54% menor a los 9.300 millones de 2011 tras el esfuerzo de la compañía por desapalancar su balance. La reducción en el último ejercicio ha sido de 717 millones.

Normas