Se agudizan las diferencias fiscales

Madrid, la comunidad donde se pagan menos impuestos

El Ejecutivo de Ignacio González es el único que rechaza recaudar el impuesto sobre el patrimonio

Cataluña figura entre los territorios con los tributos más altos

Madrid, la comunidad donde se pagan menos impuestos
Thinkstock

Vivir en una u otra comunidad autónoma tiene importantes consecuencias fiscales para el bolsillo de los contribuyentes. Las diferencias tributarias entre territorios se están agudizando cada año como muestra el informe Panorama de la fiscalidad autonómica y foral presentado ayer en Madrid por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). En términos generales, Madrid es la comunidad donde menos impuestos se pagan y Cataluña figura entre las que mantienen tipos más elevados. Así, las dos autonomías más dinámicas económicamente se encuentran en las antípodas en materia fiscal. “Prefiero la carta de presentación de Madrid”, señaló Valentí Pich, el presidente del Consejo General de Economistas, organismo al que pertenece el REAF.

En el impuesto sobre la renta, el tributo más importante por recaudación, el informe refleja los últimos cambios tributarios adoptados por las comunidades. Madrid, Cantabria, Extremadura y Galicia han rebajado los tipos impositivos para los tramos bajos. De estas comunidades, Madrid es la única que ha aplicado la reducción en todos los escalones del impuesto. Por otra parte, Cataluña, Andalucía, Cataluña, Asturias, Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias sólo han utilizado su capacidad normativa para elevar el impuesto para los más adinerados. Las diferencias se agudizan a medida que aumenta el sueldo. Para un salario de 20.000 euros la cuota a pagar asciende a 2.704 euros en la mayoría de comunidades. Una cifra que en el caso de Cantabria se reduce en 109 euros. En Extremadura, Galicia, Madrid y La Rioja, la cuota a pagar también es inferior a la media. Para una renta alta de 600.000 euros, en Cataluña se abonan 308.936 euros frente a los 288.016 euros de Madrid. Una diferencia de 20.920 euros.

Las rentas altas tienen un relevante incentivo a fijar su residencia fiscal en Madrid y más si se tiene en cuenta que el Ejecutivo de Ignacio González es el único que no recauda el impuesto sobre el patrimonio. Cataluña, por su parte, rebajó el mínimo exento de 700.000 euros a 500.000 euros. Según los ejemplos del REAF, por un patrimonio neto de cuatro millones de euros, en todas las comunidades se pagan entre 54.819 euros y 36.135 euros. En cambio, en Madrid, la cuota a pagar es cero. Fuentes de los despachos fiscales aseguran que en los últimos años se ha incrementado el número de contribuyentes que traslada su residencia fiscal en Madrid, ya sea de forma real o ficticia, para pagar menos impuestos. Hay que tener en cuenta que los declarantes del impuesto sobre el patrimonio aplican la legislación de la comunidad en la que vivan, aunque sus bienes patrimoniales se encuentren en otra autonomía.

En el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, que grava la compra de casas, y el impuesto sobre actos jurídicos documentados, que se aplica a actos administrativos como la firma de una hipoteca, también se registran importantes diferencias. La adquisición de una vivienda implica pagar 15.000 euros por Transmisiones en Valencia o Galicia, 12.000 euros en Cataluña o Castilla y León, y 9.000 en Madrid, la comunidad que tiene el tipo más bajo.

Recibir una herencia también tiene relevantes connotaciones tributarias que varían mucho de una a otra comunidad. El REAF indica que un contribuyente soltero que herede un patrimonio valorado en 800.000 euros abonará por el impuesto sobre sucesiones más de 158.000 euros en Extremadura, Asturias, Andalucía y Murcia. En cambio, en Cantabria, La Rioja o Madrid, la cuota fiscal no supera los 1.590 euros.

La rebaja fiscal a las rentas bajas

El REAF criticó la dispersión normativa de las comunidades autónomas y reclamó un sistema más coherente y transparente. La fiscalidad regional será unos de los puntos que se abordará en la reforma fiscal que aprobará el Gobierno en junio. De momento, la única medida concreta fue anunciada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que aseguró en el debate sobre el estado de la nación que los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros no tributarán por IRPF en 2015. Se trata de una medida con un escaso efecto sobre las cuentas públicas. Las rentas salariales inferiores a 11.000 euros tampoco pagan el impuesto. Rajoy también anunció un incremento de los mínimos personales en el IRPF.

Normas
Entra en El País para participar