Editorial

La industria de las ‘telecos’ mira al futuro

El Mobile World Congress 2014 ha vuelto a colocar a Barcelona, un año más, en el centro del mapa mundial del sector de la telefonía móvil y las telecomunicaciones. Desde ayer y hasta el próximo jueves, la Ciudad Condal reúne a los principales actores del sector, que acuden a presentar productos, estrategias y apuestas comerciales. En esta nueva edición del certamen se espera la presencia de más de 75.000 personas, además de contar con la asistencia de los primeros espadas de las empresas líderes del mundo de la tecnología móvil. Ese fue el caso ayer de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, o el cofundador de WhatsApp, Jan Koum, quien anunció que la compañía lanzará al mercado su propio servicio de voz en el segundo trimestre del año. Otro de los momentos álgidos se produjo en la presentación del esperado nuevo modelo Galaxy S5 de Samsung, “a prueba de agua”, todo un reto a Apple.

En esta nueva edición de Mobile World Congress ha habido espacio también para debatir cuál debe ser el modelo hacia el que debe caminar la industria de las telecomunicaciones europeas. El ministro de Industria, José Manuel Soria, defendió la necesidad de que Europa cuente con una liga formada por un número pequeño de compañías de telefonía móvil en el que debería estar presente algún operador español, en clara alusión a Telefónica. La defensa del proceso de consolidación de las telecos europeas por parte del Gobierno pretende fortalecer la competencia de la industria europea frente a otros grupos empresariales. Como recordó el propio José Manuel Soria, en Europa existen más de 80 operadores frente a un mercado estadounidense en el que solo hay dos. 

Este apoyo del Gobierno a la consolidación del mercado europeo de telecomunicaciones llega en un momento de incertidumbre por las medidas que la Comisión Europea podría adoptar para aprobar la operación de Telefónica sobre E-Plus, filial alemana de KPN. La industria considera que el respaldo a este movimiento es fundamental para abrir la puerta a otras operaciones corporativas. En cualquier caso, el proceso de consolidación del mercado de las telecos europeas puede y debe llevarse a cabo sin vulnerar las normas de competencia ni romper las leyes del mercado. La evolución del modelo de industria es una de las asignaturas pendientes que debe afrontar este sector, junto a cuestiones como el abaratamiento de tarifas, el aumento de la seguridad en las comunicaciones –especialmente en materia de información financiera–, la eliminación del roaming y el avance hacia una mayor democratización no solo de la tecnología, sino del servicio al cliente.

Normas