La prueba de la semana CincoDías - Car

Audi renueva el avanzado A8, su buque insignia

Audi renueva el avanzado A8, su buque insignia

En España, la gran berlina de Audi es el coche de su clase más usado por los empresarios y, especialmente, por los políticos. Al parecer, prefieren la imagen tecnológica de este modelo al estilo más opulento del Mercedes Clase S (la berlina de gran lujo más vendida del mundo) o a la deportividad agresiva del BMW Serie 7. Esto evidentemente es cuestión de gustos y matices, si bien el Audi tiene virtudes de sobra como opción de compra. Ahora la gama acaba de ser renovada con nuevos motores y equipamientos, aunque básicamente sigue siendo el mismo coche que se lanzó en 2010.

La imagen avanzada del A8 comenzó a gestarse ya en la primera generación, lanzada en 1994. Fue la primera berlina en llevar una carrocería hecha totalmente de aluminio, cuando todas las demás eran de acero. Con una amplia gama de motores, hay A8 para todos los gustos. Dos TFSI que van desde los 310 hasta los 435 CV (3.0 V6 y 4.0 V8 turbo) y dos TDI desde 258 hasta 385 CV. Además de estos cuatro, la gama A8 incorpora tres motores especiales. Podemos elegir el nuevo modelo híbrido, que combina un motor 2.0 TFSI y uno eléctrico, que juntos suman 245 CV y consiguen unas emisiones de 147 gramos de CO2, perfecto para viajar con una media de consumo de 6,3 litros. Y además, con un maletero de casi 520 litros de capacidad. Pero los que busquen sensaciones fuertes y deportividad preferirán pisar el acelerador del imponente Audi S8 (131.320 euros). El rugido del motor es hueco, ronco y vibrante, y sus 520 CV del S8 son capaces de hacer un cero a cien en 4,1 segundos. La interpretación más lujosa de este modelo está en el A8L W12 de 500 CV, con la distancia entre ejes aumentada en 13 cm (esta carrocería también está disponible con otros motores). El principal mercado para esta versión es China, donde muchos clientes van directamente a por el modelo más caro.

En España, el A8 más vendido es por supuesto el 3.0 TDI (85.320 euros). Hace años decían algunos que a los que compran un coche de 100.000 euros no les importa el consumo, lo cual por supuesto no es cierto, y menos aún cuando hacen muchos kilómetros. Incluso los adinerados jugadores del Real Madrid o el Barça eligen mayoritariamente versiones TDI. Un A8 3.0 TDI tiene todas las ventajas de un diésel en cuanto a consumo y ninguna desventaja respecto al gasolina. No hay ni vibraciones ni ruidos. Puede hacer un consumo medio de 5,9 litros a los 100 km, extraordinario para un automóvil de ese tamaño y con tracción total. Además, rinde 258 CV y acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,9 segundos (un Porsche Boxster lo hace en 5,8 segundos).

Pero quizá la versión más sorprendente de la gama sea el 4.2 TDI con motor V8 (108.720 euros). Alcanza 385 CV y sobre todo un par máximo de 850 Nm, con lo que la suavidad, el empuje y la capacidad de recuperación es increíble. Además, el consumo no es alto ni mucho menos, con 7,4 litros a los 100 km.

Todos los A8, menos el Hybrid, llevan de serie tracción a las cuatro ruedas, lo que supone un plus de seguridad. Si además el usuario le monta neumáticos de contacto para invierno, puede circular sobre nieve con tal facilidad que hay que experimentarlo para creerlo. Los clientes que busquen un comportamiento más ágil pueden pedir su A8 con diferencial deportivo trasero, de serie en S8 y 4.2 TDI.

 

Normas
Entra en El País para participar