Bajó un 48,1% en 2013 y se sitúa rozando los 16.000 millones de euros

El tirón de las exportaciones lleva al déficit comercial a niveles de 1997

Las exportaciones crecieron un 5,2% y las exportaciones avanzaron un 1,3%

En los seis años de crisis, el déficit se ha reducido en 85.000 millones

En 2007, el déficit comercial de España, que mide la diferencia entre exportaciones e importaciones, superó los 100.000 millones de euros, en torno al 10% del PIB. Seis años de crisis después, el déficit se ha reducido a 15.955 millones, según los datos ofrecidos el viernes por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, lo que supone volver a niveles de 1997. No obstante ambos registros no son comparables. En 1997, el déficit suponía el 7,9% del PIB y ahora no llega al 1,5%.

Un ajuste de 85.000 millones que se justifica por el tirón de las ventas al exterior (50.000 millones más en seis años) y el desplome de las compras (35.000 millones). En otras palabras, que el 60% de la reducción del déficit se ha producido por el tirón exportador, en máximos históricos, y el resto por la debilidad importadora.

Un balance que puede empezar a cambiar a partir de este año, tal y como se desprende de los datos del último trimestre de 2013, en el que las exportaciones tan solo crecieron un 0,8% anual y las importaciones subieron un 2%. Este repunte fue interpretado por García-Legaz como un signo de mejora de la demanda interna, y en especial, de la referida a los bienes de equipo. “Es un indicador de actividad adelantado muy fiable y muestra como las empresas podrían estar incrementando sus compras ante una mejor expectativa”, apuntó. El secretario de Estado de Comercio destacó también el buen comportamiento de los sectores que utilizan tecnología (química, bienes de equipo y automoción) en las exportaciones, con un peso que supera el 60% del total.

El proceso de diversificación geográfica de las exportaciones continua. En 2008, el 25% de las ventas al exterior iban fuera de la UE; cinco años después, ese porcentaje se ha elevado al 37,4% del total. Un avance de 12 puntos que no ha impedido, sin embargo, que el 66% de las exportaciones se destinen a la UE y un 50% a la zona euro. “Es importante que se recuperen las grandes economías europeas para que el sector exterior se consolide”, dijo.

García Legaz avanzó que 2014 será un buen año para el sector exterior y auguró que la aportación al PIB rondará un punto porcentual. Un porcentaje incluso inferior en dos décimas al dato incluido en el último cuadro macroeconómico, lo que invita a pensar que la recuperación de la demanda interna será mayor y que se podría revisar al alza la previsión de crecimiento para 2014 más allá del 0,7% previsto inicialmente. El Ejecutivo augura que el fuerte ajuste sufrido por el sector exterior se frenará este año por la ralentización de las exportaciones (no espera que crezcan a ritmos del 5%) y a la recuperación de las importaciones.

¿Qué vendemos al exterior y a qué países lo destinamos?

El sector más exportador de España es el de bienes de equipo, con un 20,76% del total de las ventas al exterior. Los principales clientes de estas empresas están en la Unión Europea, aunque también destaca la pujanza de otros destinos como Arabia Saudí o Emiratos Árabes, que explican gran parte del crecimiento del 10,9% registrado el pasado ejercicio.

El segundo que más vende es el de los alimentos, con una cuota del 15,2% del total, en el que destaca la venta de frutas y legumbres a Francia y Portugal.

En tercer lugar figuran las exportaciones de automoción, con un 14,3% del total, con una mayor aportación de Portugal y Reino Unido respecto a ejercicios precedentes. Es en este último sector donde se han dejado notar con mayor intensidad los efectos de la reforma laboral en materia de flexibilidad o moderación salarial.

El superávit sin contar la energía llegaría a 25.000 millones

La dependencia energética es el principal obstáculo que tiene la economía española para registrar superávit comercial. España apenas produce el 2% de la energía que consume y está obligada a importar el restante 98%. Si se descuenta esa partida del balance total, el excedente sería cercano a los 25.000 millones de euros.

Por áreas geográficas destaca la consolidación del superávit comercial con la Unión Europea (17.694 millones, con un alza del 38,6% anual) y con la zona euro (10.986 millones, con un 42,3% más).

El secretario de Estado de Comercio resaltó la importancia de que ahora mismo la economía española exporte más de lo que importa a Francia, Reino Unido, Portugal e Italia. Especialmente significativo es el avance en este último mercado, con un crecimiento del 100%.

Normas