Los socialistas presentan una moción reclamando transparencia

PP y PSOE negocian elevar el control parlamentario de Sareb

La presidenta de Sareb, Belén Romana.
La presidenta de Sareb, Belén Romana.

El debate celebrado este miércoles en el Congreso de los Diputados a raíz de una moción del grupo socialista, en la que reclama arrojar más luz sobre la actividad de Sareb tras el primer ejercicio de vida del banco malo, dio pie a una negociación entre PP y PSOE para tratar de consensuar que se eleve el control parlamentario de la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria.

El texto conjunto, que seguía en negociaciones ayer tras mostrarse dispuesto el PSOE a incorporar tres enmiendas de los populares, será votado este jueves en la Cámara Baja.

El portavoz económico del PSOE, Valeriano Gómez, aseveró que es necesario asegurar que el “experimento” de la Sareb “salga bien y no termine suponiendo un coste para el contribuyente”. “Y eso depende sobre todo de mantener un nivel de transparencia adecuado y una independencia de las entidades financieras imprescindible. Y significa, antes que nada, que hay que recuperar toda la inversión pública”, reclamó, según recoge Europa Press.

Los socialistas que la gestión de Sareb debe ser “más profesional y transparente”, para lo que propusieron controlar “exhaustivamente” la comercialización de sus carteras y exigir a su dirección que defienda el interés general y evite posibles conflictos de intereses en el consejo de administración, donde está sentado tanto el sector público como las entidades financieras con las que compite Sareb. Extremo, este, que llevó hace unos días al presidente de la Comisión Rectora del FROB, Fernando Restoy, a declarar que el consejo de Sareb está “repleto de conflictos de interés”.

Los socialistas, además, reclaman que la presidenta de la sociedad, Belén Romana, comparezca al menos una vez al trimestre ante la Comisión de Economía del Congreso para “rendir cuentas”.

Desde el PP presentaron una enmienda a la moción defendiendo que la gestión de Sareb “ya es suficientemente transparente” y cuenta con “suficientes controles”, pero en la que ofrecen algunas mejoras que el PSOE se mostró dispuesto a incluir en el texto definitivo.

La principal es obligar al banco malo a remitir un informe semestral sobre la evolución de sus actividades y su situación económico-financiera. También instan a dar más peso al código que previene los conflictos de interés y a vigilar la evolución de las ventas y los precios.

Normas