Blogs por Alexis Ortega

¿Va todo según el plan?.

Aunque podemos caer en la excesiva repetición es fundamental enfatizar que el principal factor que está llevando a la Fed a reducir el programa de compra de bonos es tratar de no generar una mayor inestabilidad financiera. Puede sonar grotesco esta aseveración si tomamos en cuenta la dolorosa reacción vivida en los mercados emergentes, pero si por el contrario la Fed hubiera mantenido la cantidad adicional de 85.000 Mill. $/mes no hubiera hecho más que sumar papeletas para que el problema en el futuro hubiera podido ser mucho mayor.

Mientras tanto la economía solo ha mejorado en los libros de estadística. Y el mecanismo ya ha empezado a mover su cruel engranaje.

Uno de los principales objetivos de los QE’s ha sido inflar el precio de los activos financieros de manera que se produjera un supuesto efecto riqueza que generase más consumo. Aunque es la tesis oficial, interpretamos que la medida ha tratado de elevar también el precio de los colaterales de la banca (inmuebles y acciones) con el objeto de dotar al sistema financiero de un balance bastante más sano de lo que la realidad hubiera mostrado.

El proceso alcista ha sido tan marcado que empieza a dar vértigo. Recientemente se publicado la existencia de una fuerte correlación entre la evolución actual del Dow Jones con la situación previa que hubo antes de la crisis del 29 ( http://www.marketwatch.com/story/scary-1929-market-chart-gains-traction-2014-02-11 ) Esta similitud de las dos cotizaciones es inquietante.

Inestabilidad en los mercados emergentes al cual nadie va a quedar inmune. Esta película ya la hemos visto otras veces: dinero barato inunda el mercado, euforia en los países emergentes, aumento de los desequilibrios en estos países que se ocultan adecuadamente, y una vez que se ponen de manifiesto en uno de ellos, uno tras otro van cayendo hasta no quedar nada de la antigua euforia. Se ha empezado por los más evidentes: Argentina y Turquía, luego vendrán los demás: Brasil, Rusia, India, Sudáfrica,… ¿y luego China?.

No nos sorprende ver como los que hace apenas unos meses recomendaban encarecidamente que “había que entrar en los BRICS” son los mismos que gritan “fuera de los emergentes” mientras meten su dinero en los PIGS, que ahora llamarán emergentes europeos (hay que cambiar convenientemente el sustantivo, no vaya a ser que se descubra el juego). Para luego conjugar el “fuera de los PIGS” ¿hacia dónde? ¿A los supuestamente seguros países centrales del sistema que acumulan tantos desequilibrios como los de los países de los que se huye? Esta no es más que la estrategia del incendiario que huyendo de incendio en incendio acaba siempre quemado.

Se unen así el “hambre con las ganas de comer”. Pavor escénico de la FED, coincidencias históricas e inestabilidad en los emergentes. Estos indicios nos llevan a reforzar nuestra creencia de que, el máximo en las cotizaciones bursátiles ya se ha podido alcanzar y que es muy posible una marcada corrección en los próximos meses.

¿Qué van a hacer los omnipotentes bancos centrales en el caso de que se cumpla este escenario?

Normas
Entra en El País para participar