El Congreso rechaza la demanda de la oposición

El PP y UPyD impiden pedir a Rajoy un plan de choque contra el paro

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la sesión de control al Gobierno celebrada en el Congreso de los Diputados.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la sesión de control al Gobierno celebrada en el Congreso de los Diputados. EFE

El Pleno del Congreso, con el voto en contra del PP y la abstención de UPyD, ha rechazado este jueves pedir al Gobierno un plan de choque contra el paro, más recursos para políticas activas de empleo y recuperar el diálogo social como reclaman la oposición en bloque (PSOE, la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), CiU y PNV) con un texto conjunto.

La propuesta se deriva de una moción de los nacionalistas catalanes que finalmente ha incluido varias de las enmiendas planteadas por el resto de formaciones, lo que ha permitido cosechar un amplio consenso parlamentario que, sin embargo, no ha sido suficiente para superar la mayoría absoluta del PP.

En concreto, en el texto se exigía recuperar el diálogo social, incrementar los recursos de las políticas activas de empleo, vincularlas con las políticas pasivas, permitir programas autonómicos de fomento del empleo que tengan en cuenta las condiciones de cada región y aprobar “con la mayor celeridad posible” un plan de choque que haga especial hincapié en sectores como el industrial, el turismo, los servicios a las personas, la educación, la sanidad o las energías renovables, entre otros.

Además, se plantea la necesidad de reforzar la política de formación profesional, implementar “con la mayor rapidez y agilidad” la Garantía Juvenil, intentar que los fondos europeos se reciban por adelantado o que lo anticipe el Gobierno, distribuir el dinero de forma “equitativa” entre las comunidades autónomas, promover una política para hacer emerger el empleo sumergido, y revocar las últimas reformas sobre cotizaciones que “tienden a encarecer el coste de la contratación, singularmente para autónomos y pymes”.

Carmen Álvarez-Arenas (PP) reconoció durante el debate de la iniciativa, que se produjo el miércoles, que se trata de medidas a las que “nadie se puede oponer” porque son “muy razonables”, pero a renglón seguido insistió en que las propuestas están “muy alejadas de la realidad de lo que se está haciendo”.

Por eso, justificó el voto en contra de su grupo, argumentando que “aunque los datos cambian y generan esperanzas en el presente y en el futuro inmediato” los partidos de la oposición “mantienen un mantra” y “no son capaces de evolucionar” en sus propuestas.

 

Normas
Entra en El País para participar