Mercado de la vivienda protegida

La falta de crédito y la supresión de las ayudas aboca a la VPO a la extinción

El mercado de la vivienda protegida (VPO) en España siempre ha generado múltiples controversias. Que si existía un abultado fraude en la concesión de las ayudas públicas, que si no había rigurosos controles para verificar que las segundas transmisiones de estas casas se hacían con arreglo a la norma. Lo cierto es que dentro de muy poco dejará de haber tales debates, puesto que las cifras publicadas por el INE corroboran que la VPO está abocada a la extinción. La crisis económica ha sido la gran responsable de esto último, si bien hay que recordar que la política pública de vivienda nunca logró los objetivos que se había marcado, como era que las VPO llegaran a copar el 30% del mercado.

Las estadísticas de compraventa, sean las que sean, demuestran que nunca llegaron a pesar más del 15% y durante los años de la crisis se han movido en torno al 10%. Así, el año pasado el 88,8% de las viviendas vendidas fueron libres y el 11,2% protegidas. Mientras las compras de las primeras disminuyeron un 1,2%, las VPO se desplomaron un 9,6%.

Ahora, una vez que el Gobierno ha decretado el fin de las ayudas a la construcción de más VPO en propiedad y la banca se muestra reacia a financiar los proyectos pendientes de planes anteriores por el perfil de sus beneficiarios (las familias con menos ingresos), solo hay que esperar a que la VPO se extinga por inanición.

Normas