Madrid, Valencia y Cataluña venden títulos para particulares

La deuda autonómica que paga más del 4% y compite con los depósitos

Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid.
Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid.

Las comunidades autónomas han vuelto a salir en tromba a financiarse en el mercado, con nuevas emisiones de deuda dirigidas al mercado mayorista. Madrid colocó 1.600 millones al 4,125% y también Cataluña y la Generalitat Valenciana tienen en circulación bonos que pagan más de cuatro puntos porcentuales.

España vuelve a estar en el mapa de los grandes inversores. Las rentabilidades por los suelos de los activos considerados más seguros, como el bund alemán –que a 10 años apenas da un 1,7%–, han despertado la demanda de la renta fija patria. Tanto la deuda privada como la pública continúan ofreciendo más que la de los países triple A, como Alemania y Holanda.

Desde el comienzo del ejercicio, las comunidades autónomas han aprovechado la mejora de la coyuntura y se han lanzado al mercado con varios bonos. Su objetivo es no tener que pedir el dinero al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Cuatro regiones ya han solicitado la ayuda del FLA –Andalucía, Cataluña, Valencia y Castilla- La Mancha– mientras que otras cuatro han emitido bonos: Madrid, Galicia, Navarra y Aragón.

El año pasado, BME lanzó una plataforma para que los pequeños inversores puedan comprar deuda pública con una facilidad similar a la que se adquieren acciones en la Bolsa. Varios brókeres han creado aplicaciones para comprar letras, bonos obligaciones a golpe de clic, como Renta 4, Ahorro Corporación, Bankinter y Auriga. Sin embargo el Send no incluye la deuda autonómica.

La renta fija se ha convertido así en una alternativa a los depósitos, que tienen limitada la rentabilidad a un máximo del 2,25% los que tienen vencimiento a más de 24 meses. Eso sí, su riesgo es mayor, pues cotizan en el mercado y si el cliente quiere venderlos es posible que obtenga menos dinero del invertido en un principio.

El pasado 28 de enero, la Comunidad de Madrid emitió 1.400 millones de euros a cinco años a un interés del 2,9%, y el lunes colocó otros 1.600 a 10 años con una rentabilidad del 4,125%. La mayor parte de la deuda autonómica puede comprarse desde 1.000 euros, pero para poder hacerse con ella normalmente es necesario acudir a la oficina del banco para que dé la orden de compra.

La plataforma lanzada en mayo del año pasado por Auriga sí permite comprar la deuda autonómica sin tener que desplazarse a la oficina, y entre los bonos hay varios que ofrecen una rentabilidad superior al 4%, como los de Madrid con vencimiento en 2016, de la Generalitat de Cataluña con vencimiento en 2020 o de la Generalitat Valenciana que expiran en seis años.

 

 

Normas