Confía en regresar a las cifras de pasajeros previas al naufragio en 2016

Costa Cruceros se aferra al timón de la recuperación tras el ‘Concordia’

Massimo Brancaleoni, director general de Costa e Iberocruceros en España.
Massimo Brancaleoni, director general de Costa e Iberocruceros en España.

La industria de los cruceros lucha desde hace unos años por salir de su particular triángulo de las Bermudas. Junto a la crisis económica, el sector se ha visto afectado por su propia crisis, que llevó por nombre Costa Concordia. El 13 de enero de 2012 la embarcación propiedad de la compañía Costa Cruceros, y perteneciente al grupo Carnival, naufragó frente a la isla italiana de Giglio. Más de dos años después, el director general de Costa Cruceros e Iberocruceros en España, Massimo Brancaleoni, cree que “nos encontramos en el camino de la recuperación”.

El directivo, recién llegado al mercado de cruceros español tras su paso por Asia, explica que “desde 2011 el precio de los cruceros ha caído en unas cifras de doble dígito”. Una reducción de los precios que ha acompañado a la merma del número de cruceristas españoles, que en 2011 fue de 711.000 y que un año más tarde cayeron a 576.000, según datos de la patronal CLIA. Una cifra que habría seguido descendiendo en 2013 “en torno a un 10%” hasta situarse, según las últimas estimaciones en unos 500.000 pasajeros.

Mientras, en el mercado europeo, el número de cruceristas se habría situado en 2013 en unos 6,4 millones, en un ranking liderado por Reino Unido, seguido de Alemania, Italia y España, que en 2012 ostentaba un 10% de cuota de mercado de cruceros en el continente.

“2013 ha sido un año de recuperación para Costa Cruceros y para Iberocruceros, pero si me preguntas si estamos satisfechos con la evolución de la compañía, no lo estamos”, reconoce Massimo Brancaleoni que apunta a un cambio de tendencia del mercado con el que “estamos logrando un mayor número de pasajeros y empezamos a vender con unos precios más elevados”.

“El puerto de Barcelona tiene un gran potencial”

Carnival Corporation, matriz de Costa Cruceros y de Iberocruceros, invertirá 20 millones en una nueva terminal del puerto de Barcelona, que prevé tener operativa en 2016. Massimo Brancaleoni considera que Barcelona, que ocupa el cuarto puesto en el ranking mundial de puertos, “tiene un gran potencial” para la industria de los cruceros” y que esta inversión demuestra que “Barcelona y España son atractivas para los inversores”.
Junto a la nueva infraestructura, Carnival ha anunciado también la ampliación de su actual terminal mediante la construcción de un edificio de 1.300 metros cuadrados. Además, en octubre inaugurará el Costa Diadema, el nuevo buque insignia de Costa Cruceros que tendrá a Barcelona como puerto base, igual que el Allure of de Seas, el crucero más grande del mundo propiedad de su principal competidora, Royal Caribbean.

Al lastre de la crisis se une el accidente del Costa Concordia, que según Brancaleoni ha supuesto “un alto coste” para la empresa, que se vio obligada a diseñar una estrategia de recuperación tras el suceso y que en la actualidad progresa “en línea con nuestras expectativas”. Pese a ello, el ejecutivo responsable en España de las marcas Costa Cruceros e Iberocruceros considera que en el mercado español la compañía aún tiene mucho trabajo por hacer para recuperar los niveles previos a 2012, tanto en cifras de pasajeros como en precios, pero cree que este año será “el de la recuperación para la industria de los cruceros y de los precios” y reconoce tener “buenas expectativas sobre él”.

Unos precios que han creado una brecha, según explica Brancaleoni, “entre la calidad del producto que estamos comercializando y el precio al que lo estamos vendiendo. Y esto no es bueno para la industria, porque lo favorable sería lograr fijar una política de precios adecuada que ofrezca unos márgenes satisfactorios para proveedores y distribuidores y además una relación calidad precio muy buena para el consumidor”.

Brancaleoni confía en que Costa Cruceros recupere las “cifras pre Concordia en los próximos años, entre 2015 y 2016, en función de la evolución del mercado y de la confianza de los consumidores”, y explica que mientras tanto la compañía ha apostado por innovar en sus productos y avanzar en el desarrollo de sus planes estratégicos. Para el mercado español, el directivo confía en que en ser líderes en 2014 “juntando nuestras dos marcas, Costa Cruceros e Iberocruceros”, dos marcas que cuentan, según el ejecutivo, “con un ADN distinto” y que atraen a clientes con perfiles muy distintos y gracias a las que, según sus estimaciones, ya habrían adelantado a su principal competidor en España, Pullmantur.

Lecciones del naufragio

Dos años después del accidente, Costa Cruceros sigue trabajando por superar sus efectos. “Nos hemos prometido a nosotros mismos que es una situación que no se va a repetir. Hacemos un esfuerzo continuo y es algo que ya está en la mente de la dirección de la compañía y en nuestra actividad diaria”, afirma el director general de Costa e Iberocruceros en España.

Junto al desarrollo de la cultura empresarial, Costa Cruceros ha modificado todos los procesos para mejorar su seguridad. “Hemos incorporado tecnologías de seguridad de última generación y lo que hemos aprendido es que tenemos que ser la mejor compañía de cruceros en el ámbito de la seguridad”, afirma el ejecutivo para añadir después que “ante todo hemos aprendido que es necesario convertirse en mejores personas y en una mejor empresa sin, por supuesto, olvidar todo lo que pasó”.

Normas