Editorial

El Ibex planta cara a la volatilidad

El Ibex ha despedido la semana con una respuesta rotunda a los temores de que la inestabilidad de las economías emergentes pudiese enturbiar la buena trayectoria del selectivo español. La recuperación de los 10.000 puntos en la sesión del viernes, en la cuarta jornada consecutiva al alza, disipó los temores provocados por la corrección –del 7,5% desde máximos hasta mínimos anuales– que este sufrió como consecuencia de la depreciación de las monedas de varios países emergentes. Al buen comportamiento de la Bolsa se ha sumado el del bono español a diez años, que se situaba en niveles mínimos desde marzo de 2006, y la relajación de la prima de riesgo española, hasta los 193 puntos básicos. La mayoría de los analistas coinciden en vaticinar que el Ibex mantendrá su atractivo a lo largo de 2014, aunque advierten de que la volatilidad no desaparecerá y puede provocar más correcciones puntuales. Ello supone que este puede ser un buen momento para entrar en un mercado que en los últimos meses ha acumulado una trayectoria alcista con escasas fluctuaciones. Es cierto que la oleada de tensión en las emergentes no es el único factor de riesgo del que habrá que estar pendiente este año. Los analistas llaman la atención sobre la evolución de China, inmersa en un cambio de modelo económico cuyo alcance y consecuencias resultan difícil de predecir. También habrá que vigilar las tensiones derivadas de la retirada de estímulos que ha llevado a cabo la Reserva Federal en la economía estadounidense, así como los factores de incertidumbre que ofrece todavía la Europa del euro.

Pese a haber dejado atrás la peor parte de la crisis, el crecimiento en la zona euro es frágil e incipiente –España es un ejemplo claro– y el horizonte todavía no se puede considerar completamente despejado. Cuestiones como los test de estrés de la banca europea, las dudas sobre el más que probable tercer rescate de Grecia, los avances en el modelo de supervisión bancaria única o el riesgo de deflación son algunos de los riesgos que pueden afectar a las Bolsas europeas.

Pese a ello, el comportamiento del Ibex a lo largo de esta última semana apunta a que el atractivo de la Bolsa española tiene mucho recorrido en este 2014, y puede verse alimentado por los resultados empresariales a lo largo de los próximos meses. Entre los valores que recomiendan los expertos destacan empresas de distintos sectores, cuya solidez de negocio, recorrido y estabilidad constituyen una buena opción para los ahorradores. Sin olvidar la necesaria y natural dosis de reflexión y prudencia que requiere toda decisión de inversión, especialmente en la renta variable, todo apunta a que este puede ser un año de interesantes oportunidades en el mercado.

Normas