Los CDS de la operadora española, en mínimos históricos

Los bonos de Ono cotizan por encima del nominal a la espera de Vodafone

Los mercados de renta fija están muy pendientes del futuro de Ono

Sede de Ono.
Sede de Ono.

Los mercados de renta fija están muy pendientes del futuro de Ono. La empresa sigue trabajando en su salida a Bolsa, aunque la sombra de compañías como Vodafone sigue planeando sobre el grupo de cable. Así, la deuda viva de Ono está cotizando en la actualidad por encima de su valor nominal en los mercados secundarios tras registrar subidas a lo largo de los últimos días.

Por ejemplo, los bonos incluidos en una emisión de 1.000 millones de euros que vencen en diciembre de 2018 y que tienen un cupón del 8,875% están cotizando por encima de la par. En la mañana del viernes se estaban cruzando operaciones en 109,5 puntos básicos. A su vez, los bonos de la emisión de 260 millones de euros que vencen en marzo de 2020 están cotizando en 121 puntos básicos, y las obligaciones de la emisión que vencen en julio de 2019 están cruzándose en 112,3 puntos básicos.

En la misma línea, los seguros de impago (credit default swap o CDS) sobre la deuda de Ono están en mínimos históricos. De hecho, el último precio marcado por los gráficos que elabora Bloomberg era este viernes de 127,5 puntos. A principios de 2014 estaba en el entorno de los 200 puntos y en agosto pasado estaba en 582 puntos (en 2011 llegó a alcanzar los 1.965 puntos).

Ono, además, es una de las compañías incluidas en el Markit iTraxx Crossover Index, del que forman parte un total de 50 compañías con deuda en grado de high yield, que mayor descenso ha registrado en sus CDS en los últimos tiempos.

Fuentes del mercado explican que esta evolución de la deuda de Ono muestra que el mercado está descontando la posible compra de la compañía por parte de un gran grupo como Vodafone y en menor medida, una salida a Bolsa de la operadora que contribuya a reducir su deuda y a reforzar el balance.

En la actualidad, Ono tiene una deuda neta de 3.330 millones de euros, de los que en torno a un 77%, corresponden a emisiones de deuda bruta.

El coste medio de la deuda es del 8,5% y el periodo medio de vencimiento es de 5,2 años. Bajo el actual calendario de vencimientos, prolongado tras los acuerdos de refinanciación alcanzados entre 2012 y 2013, Ono deberá hacer frente a un desembolso de 238 millones en 2016, 401 millones en 2017, 2.155 millones en 2017, 462 millones en 2019 y 260 millones en 2020.

Posible subida del rating

Ono tiene un rating corporativo de B2 con Moody’s y de B+ con S&P. De ser adquirida por un grupo como Vodafone, que tiene un rating superior (es de A3 con Moody’s) Ono registraría una mejora en su calificación. El comprador tendría la opción refinanciar la deuda asumida con mejores condiciones financieras o ampliar capital. En el caso de una OPV, si el dinero captado se destina a reducir deuda, Ono también mejoraría su calificación.

Lo cierto es que Vodafone es una de las compañías menos endeudadas del sector. La empresa indicó este jueves que, una vez cerrada la venta de Verizon Wireless, su deuda se situará en 12.000 millones de libras (14.400 millones de euros). Sin duda, una posición de fuerza financiera de cara a afrontar posibles adquisiciones.

Normas