El negocio exterior supone ahora el 16% de la facturación

Copasa: enfocada a la expansión internacional

La constructora Copasa, que tiene en la obra civil su actividad principal, fue la primera empresa española en debutar en el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija), la plataforma ideada para que las empresas de tamaño medio accedan al mercado de bonos. La compañía emitió en diciembre pasado 50 millones de euros con vencimiento el 19 de diciembre de 2018 a un interés del 7,5%, el rating de Axesor fue de BB con tendencia positiva, es decir, con expectativas de mejora a corto plazo. El fuerte ajuste de la contratación por parte de las administraciones públicas en España, el gran cliente histórico de Copasa, ha obligado a la empresa a centrar su apuesta de futuro en el proceso de internacionalización. En este aspecto, los hitos más destacables hasta la fecha son la participación en el proyecto de tren de alta velocidad Medina-La Meca (con un valor de cartera contratada de 720,2 millones) y la circunvalación de Sao Paulo (valor en el backlog de 122 millones).

Antes de 2011, la actividad internacional de Copasa carecía de niveles significativos o recurrentes. “A este hecho se unió el acelerado declive de la inversión pública a todos los niveles administrativos en España desde 2009, que hizo menguar precipitadamente las adjudicaciones, y por ende, las cifras de facturación y resultados”, relatan los expertos de Axesor Rating. Las adjudicaciones de Arabia Saudí y Brasil dieron un giro de 180 grados a esta dinámica y al cierre del primer semestre de 2013, el negocio internacional ya suponía casi 16% de la facturación. La estimación de Ebitda realizada por Axesor pronostica para Copasa un beneficio bruto operativo por encima de los 40 millones en todos los ejercicios del periodo 2014-2016, frente a los 35,6 con los que se espera que cerrara 2013.

Tiene una cartera contratada pendiente de ejecutar valorada en 1.438,7 millones, de los que un 64% es negocio internacional. La obra más importante está asociada a las obras del AVE saudí. “Desde Axesor valoramos la gestión de este contrato de forma muy positiva”, dice la firma. “Copasa ha realizado una implantación inteligente mediante la construcción de instalaciones propias (traviesas, balasto y soldadura), orientada al futuro para el establecimiento como suministrador ante posibles nuevos contratos en la zona geográfica”.

Axesor resalta el mantenimiento de un margen de Ebitda óptimo en contraposición a un deterioro de la liquidez en los últimos ejercicios, que se ha visto mitigada parcialmente con la emisión del MARF. Adicionalmente la deuda se ha incrementado, aunque sigue manteniéndose en niveles adecuados a juicio de los expertos de la firma de rating. Axesor calcula la deuda financiera neta en 90,82 millones en 2013 y una relación entre deuda y Ebitda de 2,55 veces, reduciéndose a 1,68 veces deduciendo la deuda sin recurso. Gran parte del incremento de la deuda viene derivado de la inversión para el proyecto de la autovía Ourense-Celanova (Aucel, donde Copasa tiene el 70%). Como consecuencia, el endeudamiento con entidades de crédito aumentó un 117,3% entre 2010-2012 por la deuda vinculada a esta concesión y sin recurso a la matriz, si bien en 2013 comenzó ya la explotación de la carretera y, en consecuencia, la amortización de la deuda. Copasa tiene ahora el reto de acelerar la internacionalización. Se encuentra posicionada ya en 10 países.

Normas