La banca se ofreció a elevarlo en 10.000 millones en 2013

El crédito a pymes desciende en 11.529 millones el pasado año

Vista de la fachada del Banco de España.
Vista de la fachada del Banco de España. EFE

La recuperación del crédito a las familias y a la pequeña y mediana empresa sigue siendo la gran asignatura pendiente del sistema financiero español, una vez saneado de la carga del ladrillo y en buena posición de solvencia para afrontar el test de estrés que prepara este año el BCE. El Gobierno anunció el pasado año la puesta en marcha de distintas estrategias para incentivar especialmente el crédito a las pymes –pieza clave del tejido productivo de la economía española con el que asentar su recuperación– y que debían contar con la implicación de las entidades financieras.

El crédito ha comenzado a reactivarse tímidamente en la recta final del año y las previsiones del sector apuntan a una recuperación algo más sólida a lo largo de este ejercicio, que deberá materializarse en términos netos, es decir, de modo que la concesión de financiación nueva supere a las amortizaciones de la cartera. Pero el balance de 2013 sigue marcado por la continuidad del proceso de desapalancamiento, por el que los bancos siguen reduciendo el volumen total de créditos en un esfuerzo de aproximar su peso al de los depósitos, y por la caída de la financiación.

A cierre de 2013, los nuevos créditos por hasta un millón de euros –según la estadística que publica el Banco de España y la que da una idea más aproximada de la financiación a las pymes– cayeron un 7,9%, hasta los 134.425 millones de euros. En el mes de diciembre, el mejor del año, hubo un aumento de 12.775 millones, pero el balance anual deja un recorte de 11.529 millones de euros.

La cifra queda lejos del objetivo que acordaron el pasado mes de junio las patronales del sector financiero y Economía, por el que la banca se comprometía a elevar en 10.000 millones el crédito concedido en el año a las pymes. Eso sí, “su concesión será totalmente discrecional para la entidad y en ningún caso puede interpretarse el contenido del acuerdo y el de sus anexos como una obligación de concesión de las operaciones solicitadas”, según matizaba el texto del convenio, que establecía la creación de una comisión de seguimiento –formada por representantes de Economía, Banco de España y las patronales bancarias– para valorar su puesta en marcha.

La principal referencia que se tomaría para ver la evolución del crédito a pymes era el importe de las nuevas operaciones de crédito por hasta un millón de euros, que ha revelado una caída de 11.529 millones de euros. Aunque, junto con esa referencia, “la Comisión considerará en su análisis toda aquella información adicional, cuantitativa y cualitativa, que estime relevante”, según añadía el texto del convenio.

Fuentes de economía señalan que “se está analizando el grado de cumplimiento del convenio” e insisten en que la citada estadística del Banco de España no es la única referencia, ya que el epígrafe de créditos por hasta un millón de euros puede incluir financiación a empresas de mayor tamaño que el de una pyme, a pesar de que recientemente se haya modificado la definición de pequeña y mediana empresa para reconocer como tal a compañías de tamaño superior al de la definición anterior. Aun así, la AEB no cuenta con estadística propia del sector sobre crédito a pymes. Y tanto Economía como en el sector señalan que no hay una fecha prevista para conocer la valoración de la citada comisión de seguimiento.

Mientras tanto, el Banco de España está preparando una nueva estadística más ajustada y va a requerir a las entidades la información de los créditos concedidos a las pymes por finalidad, si bien no hay por el momento previsión de publicar datos nuevos hasta que no se disponga de una serie temporal razonable que permita controlar la calidad de la información.

Líneas ICO

Las líneas de financiación del Instituto de Crédito Oficial siguen siendo hasta el momento la principal muestra de la colaboración de banca y Gobierno en la concesión de crédito a las pymes. El pasado año el ICO concedió créditos por 13.885 millones de euros –en los que la institución pública facilita la liquidez mientras el banco asume el riesgo de impago–, lo que supone un incremento del 21% sobre 2012. Para este año, el ICO prevé elevar los préstamos un 15%, hasta los 16.000 millones.

Normas