El departamento de Montoro estudia diversas alternativas

Cultura presiona para fijar un "IVA cultural homologado" del 10%

Resulta improbable una rebaja del IVA de todos los productos y expresiones culturales

Montoro también baraja deducciones para gastos de asistencia en el hogar

Cola en un cine de Madrid.
Cola en un cine de Madrid. EFE

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha afirmado que “se está trabajando para establecer un IVA cultural homologado del 10%”, una declaración contundente que fuentes de Hacienda matizaron al asegurar que no han tomado ninguna decisión. De hecho, el departamento de Cristóbal Montoro se muestra reacio a rebajar el IVA a todos los productos y expresiones culturales.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ya anunció dos semana atrás la intención del Ejecutivo de incentivar fiscalmente las actividades culturales, una postura que corroboró Cristóbal Montoro en la convención del PPcelebrada en Valladolid, en declaraciones recogidas por Expansión.

En cualquier caso, fuentes de Hacienda se muestran reacios a una rebaja de todos los productos culturales. De hecho, no se puede hablar en sentido estricto de un IVA cultural. Los libros, por ejemplo, aplican un gravamen del 4%, aunque si son electrónicos tributan al 21%. Las ventas de obras de arte aplican desde hace una semana un gravamen del 10%. Las entradas en cine y teatro dejaron de estar gravadas en septiembre de 2012 al tipo reducido y ahora sufren un gravamen del 21%. La compra de CD’s o DVD’s siempre ha aplicado el tipo general (21%).

En el sector del cine, Hacienda se muestra más partidaria a establecer incentivos fiscales en el impuesto sobre sociedades. En cualquier caso, las decisiones que adopte finalmente el Ejecutivo se aprobaran en el marco de la reforma fiscal que actualmente está estudiando un grupo de expertos. En principio, la comisión de sabios aboga por reducir los impuestos directos como el IRPF y, a cambio, elevar la fiscalidad patrimonial (IBI) y subir los tributos sobre el consumo.

Los mayores cambios normativos afectarán al IRPF, donde se bajarán los tipos impositivos y el número de tramos y se establecerán mayores beneficios para los contribuyentes con hijos. Además, Hacienda estudia fijar nuevas deducciones ligadas al gasto familiar. Por ejemplo, se baraja la posibilidad de que el gasto destinado a la asistencia del hogar sea total o parcialmente deducible en el IRPF.

Normas