FCC y ACS van en consorcio en Perú, y OHL y Sacyr lo hacen en Chile

Las constructoras españolas vuelven a aliarse en el exterior

Metro de Lima, donde FCC y ACS pujarán por la ampliación.
Metro de Lima, donde FCC y ACS pujarán por la ampliación.

Los mayores grupos españoles de infraestructuras vuelven a cerrar alianzas en busca de contratos en todo el mundo. Tras los éxitos de ACS y Acciona en Canadá, las alianzas promovidas por Fomento para el AVE de Arabia Saudí y Brasil, o el intento de FCC, Acciona y ACS de ampliar juntas el Canal de Panamá en 2009, era habitual ver a estas compañías pugnar entre sí. Pero la cantidad de mercados por abordar y el calado de los proyectos ha vuelto a invitar a la asociación.

 OHL y Sacyr presentaron en consorcio la semana pasada la mejor oferta para la construcción y explotación de la autopista urbana Américo Vespucio Oriente, en Santiago de Chile. La inversión aparejada al proyecto es de 970 millones de euros (710 millones de euros).

La unión de las empresas que presiden Juan Miguel Villar Mir y Manuel Manrique –la primera lidera el consorcio con un 51%– ha llamado la atención en el sector. Pocos años atrás las relaciones entre ambas empresas se torcieron cuando Sacyr asumió las obras de OHL en el AVE, a la altura de Barcelona, durante la crisis de los socavones.

Otra alianza de primera magnitud es la que han sellado FCC y ACS para pujar por la línea 2 del metro de Lima (Perú). Las españolas han incluido a las italianas Impregilo y Ansaldo para competir por un proyecto valorado en 4.175 millones de euros. Las dos constructoras que se disputaron durante los años de bonanza la hegemonía en el mercado español de la obra pública, se han adjudicado juntas obra ferroviaria en Alemania (en la línea Stuttgart-Ulm), una autopista en Eslovaquia valorada en casi 2.000 millones y han participado en concursos en Reino Unido o Egipto.

Incluso con mayor base de estabilidad ACS y Ferrovial han decidido atacar el mercado australiano del mantenimiento de carreteras. Leighton, filial de la primera, aporta presencia en el país y Amey, firma de servicios de Ferrovial, pone la experiencia.

El pasado mes de noviembre las dos subsidiarias firmaron su segundo contrato conjunto, por unos 480 millones de euros, para el mantenimiento durante siete años de infraestructuras viarias –2.000 kilómetros de carreteras– en el Estado de Nueva Gales del Sur. Días antes se habían estrenado con una primera adjudicación valorada en algo menos de 100 millones.

Florentino Pérez y Rafael del Pino, presidentes de los grupos ACS y Ferrovial, respectivamente, ya decidieron acometer en consorcio dos autopistas en Grecia con una inversión total de 2.700 millones.

A nivel más modesto, las empresas medianas del sector también están dando pasos para la salida en equipo de España. Azvi y Rubau, formando filas con la china Sinohydro, están precalificadas para ofertar en el plan de autopistas de Colombia. El país tiene proyectadas obras por 18.000 millones de euros y también ha llamado la atención de ACS, Ferrovial, Sacyr, OHL, Acciona e Isolux.

El consorcio estable de constructoras valencianas integrado por Rover Alcisa, Cyes y Torrescámara pretende desarrollarse en Oriente Medio. Y Rumanía ha repartido obras entre los tándem españoles formados por Aldesa y Comsa, y FCC y Azvi.

Normas