El buscador se queda con muchas patentes que le vendrá bien en ciertos litigios

Google tira la toalla con Motorola y Lenovo saca provecho

La operación salva una compañía con marca establecida en la movilidad y convertida al mundo Android, que se vende a una de las firmas con más potencial en el mercado actual

Larry Page, consejero delegado de Google, junto con el presidente ejecutivo de Lenovo, Yang Yuanqing
Larry Page, consejero delegado de Google, junto con el presidente ejecutivo de Lenovo, Yang Yuanqing

Google tira la toalla con Motorola y Lenovo intenta sacar provecho de ello. Ese podría ser un resumen rápido de una operación sorpresa y con muchos matices anunciada la noche del miércoles: la venta de Motorola por parte del gigante de las búsquedas a la compañía china, tan solo un año y medio después de que ella lo comprara. La sorpresa fue doble, cuando se supo que Lenovo pagará por el histórico fabricante de móviles 2.910 millones de dólares (2.300 millones de euros), casi un 76% menos de los 12.500 millones que en su día desembolsó Google por la empresa.

¿Un mal acuerdo? Financieramente, parece que no., pese a esa diferencia de cifras. La compra de Motorola, en principio vista como la gran oportunidad de Google para ser un líder indiscutible en el negocio móvil (al sumar su sistema operativo Android a los terminales de Motorola), resultó guardar sorpresas inesperadas. Para empezar, Motorola ha perdido más de 2.000 millones de dólares desde su compra por el buscador. Solo entre enero y septiembre de 2013, la firma sumó pérdidas operativas de casi 900 millones de dólares.

Las ventas de Motorola seguían cayendo. Su cuota de mercado ha caído del 3,1% al 1,7% desde que Google la compró, manteniéndose como un actor irrelevante pese al esfuerzo de la compañía de Mountain View, que le ayudó a diseñar móviles más innovadores como el Moto X y Moto G, y llevó a cabo una reestructuración que supuso la salida de más de 4.000 empleados de Motorola, con el fin de hacerla más eficiente y rentable.

Desde un punto de vista financiero, y para evaluar el precio de la venta, también hay que tener en cuenta que Google recuperó 2.350 millones de dólares al vender el negocio de receptores de televisión por cable de Motorola; que el buscador convirtió las pérdidas de Motorola en créditos fiscales, y que Google se ha quedado tras la operación con la mayoría de patentes del fabricante de móviles, que tienen un valor importante.

Salir del entuerto

Otra cuestión es la imagen que refleja Google de haber cometido un grave error estratégico al comprar Motorola. Para el analista español Jaime García Cantero, la operación permite a Google “salir del entuerto en que se había metido”, tras comprar una compañía cuyos resultados le estaban perjudicando y no ha sido capaz de enderezar. Y lo mismo opina José María López, gerente de análisis de Penteo, que cree que Google se ha quitado “un problema de encima”, tras comprobar que el negocio de Motorola Mobility “no encaja” en Google.

“Google no quiere ni oír hablar de convertirse en un Apple (o un Microsoft), aunque parece que no van a descuidar algunas incursiones más o menos peculiares en el mundo del hardware. Lo que quiere Google es centrarse en la mejora de Android... y en defenderlo”, insiste López. Precisamente ahí apuntan la mayoría de los analistas a la hora de justificar la venta de Motorola a Lenovo. El hecho de que Motorola empezara a resucitar y compitiera con los tradicionales aliados de Google (los fabricantes de terminales Android) no había gustado nada a éstos, y muy especialmente a Samsung, líder mundial en smartphones, con un 33% de los móviles vendidos. “La rumorología es que Samsung presionó a Google cuestionando incluso el uso futuro de Android en sus terminales, y la firma de Larry Page no podía tomar ese riesgo”, advierte Cantero.

Este extremo no ha sido confirmado ni por Google ni por Samsung, pero sí es conocido que el gigante surcoreano había empezado a apostar por lanzar su propio sistema operativo Tizen. Una amenaza para Android. Además, curiosamente, la venta a Lenovo se produce horas después de que Google y Samsung anunciaran un acuerdo para compartir patentes durante los próximos diez años. Un gesto que también se interpretó como el fin de la tensión entre ambas compañías.

“Da la impresión que Google renuncia a ser un fabricante de móviles –aunque no ha dicho qué va a pasar con sus terminales Nexus– y que Samsung mantiene su compromiso de impulsar Android”, dice Cantero, que insiste en que lo que ha hecho Google con la venta es “deshacer un error, que le ha costado casi 10.000 millones de dólares, aunque esto para Google es una cantidad muy asumible”.

Otra lectura de la operación

Aun así, otra lectura de la venta de Motorola matizaría lo del “error” de Google, pues la operación salva una compañía con marca establecida en la movilidad y convertida al mundo Android, que se vende a una de las firmas con más potencial en el mercado actual, Lenovo. Algo que permite a Google garantizarse un gran aliado para su sistema operativo. Un socio que le permitiría reequilibrar la relación de poder con el gigante surcoreano y combatir el surgimiento de algunos fabricantes chinos, que a menudo no cuentan con sus servicios.

También el hecho de que Google se quede con muchas patentes le vendrá bien en ciertos litigios, y ello pese a que las patentes de Motorola solo le han servido para perder numerosos contenciosos judiciales frente a Microsoft, como recuerda Gizmodo.es.  “Parece que Google no se fía mucho de los cantos de sirena acerca de una presunta entente global en 2014 para terminar con la guerra de patentes sobre tecnologías móviles, la cual ha animado los juzgados de medio mundo en los últimos años”, añade López.

Lenovo, a por todas

Por su parte, Lenovo continúa con su estrategia de convertirse en un actor realmente importante del mundo del hardware. Tras la compra de la división de PC de IBM en 2005, y de la de servidores pequeños de la misma compañía la semana pasada (además de otras adquisiciones), ahora cierran el círculo con la compra de una empresa de teléfonos móviles que le sirve para reforzarse aún más en el aun enorme mercado asiático y, sobre todo, para tomar posiciones en mercados estratégicos como EE UU, Latinoamérica y Europa, donde la marca Motorola es muy reconocida.

Actualmente, Lenovo es el quinto mayor fabricante de smartphones del mundo, con 45,5 millones de unidades vendidas. Pero su consejero delegado, Yuanqing Yang, está claro que no se conforma con esa posición. En declaraciones a Fortune, el directivo ha asegurado que la intención de la compañía es "superar a Apple y Samsung". Concretamente, ha avanzado que sus planes pasan por vender 100 millones de smartphones en 2015. Una cifra que le colocaría como tercer mayor fabricante, por detrás de Samsung y Apple. Habrá que ver cómo reaccionan otros competidores como Huawei, LG o Sony.

Google multado en Corea con 144 millones

Google ha sido multado en Corea del Sur con 144 millones de euros por recopilar información personal con su servicio Street View.

El organismo regulador de comunicaciones coreano ha acusado a Google de extraer información sin consentimiento de los usuarios de diferentes sitios. Los datos se refieren a la clave de acceso a Internet, contraseñas, números de registro residenciales, direcciones y números únicos asignados a adaptadores de redes de ordenadores, según ha publicado Korea Herald.

Según la misma fuente, Google ha operado con vehículos equipados con cámara especiales y ordenadores en ciudades como Seúl, Busan, Incheon durante 2009 y 2010.

Normas
Entra en El País para participar