Mantendrá la mayoría de las patentes del fabricante de móviles

Google vende Motorola a Lenovo por 2.130 millones

Lenovo
Tabletas Lenovo en un expositor REUTERS

Google anunció anoche por sorpresa la venta de Motorola a la compañía china Lenovo por 2.910 millones de dólares (unos 2.130 millones de euros). Una cifra tremendamente inferior a la que el buscador había pagado por el fabricante de móviles en 2011, ya que entonces desembolsó 12.500 millones de dólares. Su mayor compra hasta la fecha.

La razón de esta diferencia es que el gigante de internet mantendrá la inmensa mayoría de la cartera de patentes de Motorola Mobility, mientras Lenovo se quedará con los derechos de utilizar la marca Motorola y los productos recientemente lanzados por esta compañía, los smartphones Moto X y Moto G, dispositivos diseñados ya bajo el mando de Google.

La compañía china, que toma el control de una marca emblemática estadounidense, aclaró que 1.400 millones los pagará ahora en efectivo y acciones de Lenovo y el resto lo abonará en un plazo de unos tres años. Con este movimiento, Google respalda lo que un día defendió: que la razón que le llevó a comprar Motorola no eran sus móviles sino su gran cartera de patentes. La firma era propietaria de casi 20.000 patentes.

Tras la operación, y según explicaron ambas compañías, Google se mantiene como dueña de la mayoría de patentes de hardware de Motorola, salvo 2.000 que entregará a Lenovo. A través de su blog, Motorola aclaró, sin embargo, que "como parte de su continua relación con Google, Lenovo recibirá una licencia para la amplia cartera de patentes y de propiedad intelectual”. Es decir, que la firma china podrá hacer uso preferencial de las patentes que quedan en manos del buscador de cara a los móviles que fabrique en el futuro.

La adquisición de Motorola, que ha sorprendido a todo el sector, permitirá fortalecer la posición de Lenovo en el mercado de los teléfonos inteligentes. Una industria que cerró 2013 con unas ventas de más de 1.000 millones de smartphones en todo el mundo, según IDC. La compañía china acabó el pasado año como quinto mayor fabricante de este tipo de dispositivos, con 45,5 millones de unidades vendidas (un 91,9% más), y una cuota del 4,5%.

“La compra de una marca icónica, con una gama innovadora de producto y un equipo global con mucho talento nos permitirá convertirnos rápidamente en un competidor fuerte y global en la industria de los teléfonos inteligentes”, aseguró el presidente ejecutivo de Lenovo, Yang Yuanqing. El directivo es consciente que se mueve en una industria muy competitiva y que para dar la batalla a los otros cuatro fabricantes que lideran este mercado (Apple, Samsung, Huawei y LG) deben fortalecer su presencia EE UU, Latinoamérica y Europa.

La compra de Motorola, actualmente tercer mayor fabricante de móviles Android en el mercado estadounidense, puede ayudarles en esta tarea, pues la histórica marca de móviles se ha reavivado en los últimos años con la ayuda de Google y el lanzamiento de los terminales Moto X y Moto G, que han recibido muy buenas críticas en cuanto a su relación calidad-precio.

Aunque Google no ha dado muchos detalles sobre las razones de la venta, quizás una pueda ser el hecho de que el resto de fabricantes de móviles que utilizan el sistema operativo Android nunca vieron con buenos ojos que el buscador les hiciera la competencia en la fabricación de terminales. Además, la compañía no abandona el negocio del hardware porque mantiene su marca de smartphones Nexus, y pese a desprenderse de Motorola, se garantiza algo importantísimo, las patentes de esta que le ayudarán en futuras batallas legales para proteger su plataforma Android.

En esta línea, el consejero delegado de Google, Larry Page, señaló que "Lenovo tiene la experiencia para convertir Motorola Mobility en un jugador importante en el ecosistema Android. Además, esta decisión permitirá a Google centrar nuestra energía en llevar innovación al ecosistema Android para el beneficio de los usuarios allá donde estén".

La compra de Motorola por parte de Lenovo aún debe ser aprobada por los reguladores estadounidenses y chinos. En cualquier caso, la operación llega tras otra importante adquisición de la compañía china. La semana pasada cerró la compra de la unidad de servidores de baja gama de IBM por 1.670 millones. También Google ha arrancado el año con una agresiva política de compras. La multinacional estadounidense ha adquirido en los últimos días la compañía de dispositivos inteligentes para el hogar Nest y la firma de inteligencia artificial Deepmind Techonologies. A finales de diciembre, también adquirió la importante empresa de robótica Boston Dynamics.

Normas