Agente de la primera emisión de Prosegur

Agente de la primera emisión de Prosegur

Barclays conservó el tercer lugar en la clasificación de Thomson Reuters a pesar de que el volumen de emisiones en las que participó se redujo levemente de 8.590 a 8.420 millones de euros. El banco de origen londinense participó en 33 operaciones, una menos que en 2012. De todas ellas, la entidad se queda con seis que considera las más importantes del año.

En el mercado de deuda soberana, la emisión de 7.000 millones de euros a 10 años realizada en enero por el Tesoro. Y en el corporativo, dos: la de 500 millones a cinco años que lanzó Prosegur en marzo, con un cupón del 2,750%; y la de bonos perpetuos de capital híbrido (llamados así porque pueden convertirse en acciones) que efectuó Iberdrola en febrero, por un importe de 525 millones.

De la colocación de Prosegur, Barclays destaca no solo el que haya sido la primera visita del grupo al mercado de bonos, sino el hecho de que haya batido en su momento el récord del cupón más bajo jamás pagado por una empresa española. De la transacción de Iberdrola, apunta que abrió el mercado híbrido para los emisores nacionales, entre ellos Telefónica, que le siguió los pasos poco después.

En el sector bancario, señala las operaciones de Additional Tier 1 de BBVA y Banco Popular, así como la oferta de bonos subordinados 10NC5 de CaixaBank, cuyo objetivo común ha sido reforzar el capital y los ratios de solvencia de sus emisores ante la entrada en vigor de Basilea III en enero de este año.

El banco observó en 2013 un “renovado interés” por los activos de riesgo y un “mayor apetito” por bonos corporativos con plazos más largos, calificaciones crediticias más bajas y exposición a economías periféricas. “En España, casi todas las compañías aprovecharon estas condiciones favorables para emitir deuda a pesar de gozar de posiciones de liquidez sólidas. En total, las empresas españolas emitieron 23.000 millones, un 30% más que en 2012”, comenta.

Respecto a 2014, los analistas de Barclays estiman que si bien podría ser el año de la recuperación, advierten que las valoraciones de los bonos corporativos son altas, por lo que no prevén una relajación generalizada de los diferenciales, como ha ocurrido en 2013, “al menos hasta que haya signos de subidas en los tipos de interés”. Lo que sí esperan es que se vea debutar a más empresas.

Normas