El Tesoro público vuelve a sonreir

Financiarnos ya no es un quebradero de cabeza

El volumen de financiación superará el de 2013 dada la acumulaciónde vencimientos de deuda

Financiarnos ya no es un quebradero de cabeza

El Tesoro Público, el organismo encargado de conseguir que los inversores presten dinero al Estado para poder pagar los gastos del país, ha vuelto a sonreír. Tras un año con la lengua fuera para lograr cubrir sus necesidades de financiación, los expertos coinciden en que en 2013 todo ha ido bien. Para Javier Domínguez, socio director de www.aurigabonos.es, “a pesar de las enormes dificultades, el Tesoro ha hecho un gran trabajo”.

En efecto, el organismo ha cumplido el programa de financiación con soltura y el coste medio de emisión de deuda del Estado ha bajado hasta el 2,45%, medio punto porcentual por debajo de la cifra de finales de 2012.

Según refleja el Tesoro Público en su documento Estrategia 2014, el pasado año, sin incluir el segundo tramo del préstamo que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) realizó a principios de año, la entidad se fijó un objetivo de financiación neta de 71.000 millones de euros y se ha cerrado el ejercicio con 71.877 millones.

Además, la composición de esta emisión neta ha sido mejor que la anticipada en la Estrategia de Financiación de 2013, ya que se ha conseguido con una vida media mayor y un coste medio de emisión del 2,45%.

“Los extranjeros pueden optar por irse si no reducimos déficito crecemos”, según AFI

La buena marcha se ha intensificado en los últimos meses del año, “cuando ha mejorado mucho la capacidad de financiación no solo en volumen, sino, lo que es más importante, en cuanto a los tipos de interés, que han llegado a mínimos históricos”, asegura David Cano, socio de Analistas Financieros Internacionales (AFI); pero la tendencia ha de confirmarse en 2014, ya que “no se han superado al cien por cien las dificultades de financiación. Eso ocurrirá cuando tengamos un déficit público por debajo del 3% y un crecimiento nominal, no real, del 4%”.

Para 2014, la previsión es que el volumen de financiación bruta superará el de 2013 debido a la acumulación de vencimientos de deuda a los que el Tesoro se enfrentará a lo largo del ejercicio. En consecuencia, la emisión neta será inferior en unos 7.000 millones de euros.

“Dado el contexto en el que nos movemos desde hace unos años, es aventurado confirmar la superación definitiva de las dificultades, pero, aun así, es evidente que la financiación no supone el quebradero de cabeza que era en 2012. En ello ha tenido mucho que ver la relajación de la prima de riesgo y de los tipos exigidos a la deuda pública, que han supuesto un alivio para las cuentas del Estado, permitiendo además un importante ahorro en el gasto financiero”, apuntan desde el equipo gestor de fondos de renta fija de Renta 4 Gestora.

En www.aurigabonos.es creen que por fin se ha recuperado una senda de normalidad y ponen como ejemplo que el mercado secundario de la deuda del Estado ha superado con holgura la última prueba a la que lo ha sometido el mercado después de la devaluación del peso argentino.

“Todos los mercados internacionales han vuelto la vista hacia España y, sin embargo, la prima de riesgo no solo no ha subido, sino que sigue bajando, tal como viene ocurriendo desde el ya lejano verano de 2012, cuando marcó su inquietante máximo histórico”, indica Domínguez.

De hecho, en estas primeras semanas del año se ha conseguido que la rentabilidad de los bonos a diez años haya bajado del 4% y el Tesoro ha logrado colocaciones récord con demandas cuatro veces superiores a la adjudicadas, “caso de la emisión sindicada del bono a diez años, en la que las peticiones de bonos superaron los 40.000 millones de euros”, añade.

También resultó significativo que en esa emisión sindicada la mayoría de los compradores fueran inversores extranjeros. Y es que en las últimas subastas los foráneos han sido los protagonistas y su regreso a nuestro mercado lleva meses imparable. No obstante, los expertos son cautos y desde Renta 4 avisan de que “al igual que los inversores extranjeros parece que han llegado en tropel en los últimos meses, podría disminuir su interés si volviera la incertidumbre sobre la fuerza de nuestra recuperación”.

David Cano, asimismo, advierte de que “las inversiones en cartera también pueden ser a corto plazo. Nada impide que, aunque compre un bono a tres años, me pueda salir a los seis meses, así que los extranjeros pueden optar por irse si, por ejemplo, no reducimos el déficit público o crecemos”.

Confirmar que “la recesión ha quedado atrás, es quizá el gran reto de este ejercicio”, según Renta 4 Gestora. Otro interrogante importante para este curso es ver cómo vamos a mitigar los efectos del próximo vencimiento de las emisiones de liquidez que hizo el BCE, se pregunta el experto de AFI.

Subastas ordinarias

La mayor parte de la financiación en 2013 se obtuvo en 47 subastas ordinarias. En concreto, en 23 de bonos y obligaciones del Estado y 24 de letras del Tesoro.

A diferencia del año anterior, no se ha realizado ninguna colocación privada de valores del Tesoro, pero se han concertado dos préstamos con el Banco Europeo de Inversiones por un valor total de 1.090 millones de euros para financiar proyectos de inversión.

Nuevos productos

Este puede ser el año en el que el Tesoro Público comience a emitir bonos y obligaciones indexados al índice armonizado de precios al consumo europeo (excluyendo el precio del tabaco), que ya emiten otros países de la zona euro como Francia, Italia o Alemania.

En 2013 se han dado los pasos necesarios para facilitar la emisión de estos activos.

Normas