La española aprobará en el próximo consejo los asesores de su salida a Bolsa

Ono vigila el apetito de los inversores en la OPV del líder del cable en Francia

Tienda de Ono.
Tienda de Ono.

Ono y sus accionistas están mirando muy de cerca cuál es la evolución de la salida a Bolsa que prevé protagonizar hoy Altice, principal accionista de Numericable, líder del cable en Francia, así como de otros activos en este negocio en la propia Francia, Bélgica, Portugal, Israel, Luxemburgo, Suiza, la República Dominicana y otros países caribeños.

La operación, que tendrá lugar en el NYSE Euronext de Amsterdam, tiene bastantes similitudes con los posibles planes de Ono. Altice, que tiene su sede social en Luxemburgo, emitirá acciones nuevas por un importe cercano a 750 millones de euros para captar fondos y reducir deuda. Además, su accionista principal y presidente, Patrick Drahi, prevé colocar acciones por un importe de 550 millones.

En el caso de Ono, la compañía busca captar dinero pare recortar deuda y acometer posibles compras, mientras que algunos de sus principales accionistas tratarían de aprovechar la operación para vender sus títulos.

En términos generales, Altice prevé colocar entre el 20% y el 25% del capital, si bien dependerá finalmente de la demanda y de la decisión de los bancos colocadores de ejercer la opción del green shoe. La compañía estableció un rango inicial de cotización de las acciones de entre 24,75 y 31,25 euros, para situarse finalmente en el entorno de los 28,25 euros (al cierre de esta edición todavía no se había hecho el anuncio oficial del precio de debut).

La salida a Bolsa de Altice va a ser una prueba importante para analizar el verdadero interés de los inversores por las compañías de cable en el Viejo Continente. En principio, parece que el sector está en un momento de gran interés para la comunidad financiera, vistas las operaciones corporativas que se han cerrado en los últimos tiempos.

En este sentido, esta misma semana la estadounidense Liberty Global llegó a un acuerdo para la compra de la operadora holandesa Ziggo, en una operación valorada en cerca de 10.000 millones de euros (incluida la deuda). En 2013, de igual forma, Vodafone cerró la adquisición de la compañía germana Kabel Deutschland por más de 7.000 millones de euros.

En Ono, a la espera de posibles acontecimientos ante posibles ofertas de Vodafone o Liberty Global, se sigue trabajando con el objetivo de salir a Bolsa a lo largo de este primer semestre. “Es el compromiso de Rosalía Portela”, dicen fuentes del sector. Así, el consejo de administración de la compañía española prevé aprobar el nombramiento de las entidades financieras asesoras en su próxima reunión, que en principio tendrá lugar a finales de febrero. Hasta ahora, los nombres que se han manejado en los mercados financieros han sido los de JP Morgan y Deutsche Bank (la entidad germana es uno de los colocadores de la citada Altice).

No obstante, el escenario podría cambiar si finalmente se presenta una oferta y hay un acuerdo, bien con Vodafone, bien con la estadounidense Liberty Global. Fuentes del sector apuntan a algunos de los principales accionistas de Ono como los principales interesados en cerrar la venta del grupo. De hecho, ya habrían mantenido contactos con Vodafone y Liberty. El valor de la operación podría rondar los 7.000 millones.

En el mercado se sigue señalando al grupo británico como principal candidato a adquirir Ono, por su músculo financiero, reforzado con la venta de su 45% de Verizon Wireless, y por su interés por reforzarse en el ámbito de la banda ancha fija en España.

Con su posible integración, según los analistas del Banco Santander, la nueva Vodafone-Ono tendría una cuota de mercado del 20,5% en banda ancha fija en España y del 26,7% en la telefonía móvil.

Normas