“No haré negocio con administraciones ni entraré en ningún consejo”

Alfaro propone un cambio radical para relevar a Arturo Fernández en CEIM

El presidente de la Confederación de Comercio de Madrid, Hilario Alfaro.
El presidente de la Confederación de Comercio de Madrid, Hilario Alfaro.

Borrón y cuenta nueva. Hilario Alfaro, el único candidato por ahora a sustituir en la presidencia de la patronal madrileña CEIM a Arturo Fernández, presentó ayer un programa que supone una enmienda a la totalidad a su gestión.

El todavía presidente de CEIM y vicepresidente de CEOE se ha visto envuelto en varios escándalos durante su mandato que, sin embargo, no le han impedido mantenerse en su cargo. El primero saltó en agosto de 2012, a raíz de una sentencia del juzgado de lo social número 33 de Madrid, que condenaba a Arturo Fernández a indemnizar a los trabajadores del grupo Arturo Cantoblanco que trabajaban en Ifema.

En junio de 2011, Fernández, tras no haber podido poner en marcha un ERE, decidió modificar las condiciones de sus empleados haciéndoles trabajar a los fijos dos meses menos y a los que hacían diez meses pasarles a nueve. Para justificar este cambio, el empresario presentó las cuentas de 2008, es decir, de dos años antes de obtener la explotación de Ifema, en las que aparecían unas pérdidas de 186.000 euros. En febrero de 2013 se desveló que había pagado en dinero b parte de las horas extraordinarias a sus trabajadores, lo que le obligó a abonar más de 671.000 euros para regularizar su situación. Fernández también fue consejero de Bankia y declaró como imputado en el caso Bankia.

Compromisos

Renuncia del presidente a cualquier cargo en el consejo de administración de entidades y organismos públicos y privados.

Renuncia del presidente a mantener cualquier relación comercial o mercantil con organismos públicos y privados.

Renuncia del presidente a concurrir como candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Madrid.

l Limitación temporal del cargo a un máximo de ocho años.

Implantación de un modelo de contratación de proveedores abierto, transparente y eficiente.

En la presentación de su programa, Alfaro abogó por un viraje de 180 grados. “Yo no puedo hacer ningún negocio con la administración local, autonómica o nacional. Yo no puedo entrar en ningún consejo de administración ni público ni privado, salvo los que vayan relacionados con la presidencia de CEIM y, si son remunerados, esa remuneración irá directamente a las cuentas de CEIM”, apuntó Alfaro, quién señaló que esa es la única vía que sirve para blindar la independencia del presidente y de la organización.

En un encuentro con medios de comunicación, Alfaro también se comprometió a renunciar a la presidencia de la Cámara de Comercio, (Arturo Fernández simultanea los dos cargos) porque son dos instituciones “necesarias”, que, a su juicio, tienen que “trabajar de la mano”, pero llevar “caminos distintos para mejorar la vida de los empresarios”. “Tienen que ser compatibles pero no puede haber duplicidades”, apostilló.

Otro de los ejes de su programa electoral es la limitación temporal de mandatos a un máximo de ocho años, así como la implantación de un modelo económico “sostenible y transparente”, sustentado en las cuotas empresariales y minimizando la dependencia de las administraciones y otros organismos públicos.

Será la primera vez en la historia de la patronal madrileña, desde hace 36 años, que se presente más de una candidatura. Alfaro, que disputará la presidencia a Arturo Fernández en las elecciones que se celebrarán en torno al 24 de marzo, ha destacado la necesidad de llevar “aire fresco” a la organización. Hoy se celebra junta directiva de la patronal madrileña, en la que se desvelará la fecha de los comicios y si finalmente Fernández opta por la reelección, algo que todavía no ha hecho oficial, pero que se da por hecho.

Normas