La City

Trabajadores con barba, no

Los hombres que trabajan de cara al público para una importante cadena de supermercados no pueden llevar barba. Así lo explica uno de sus cajeros al que recomendaron que si quería ser contratado “no llevara ni un solo pelo en la cara” porque el presidente de la compañía “no lo toleraba”.

De hecho, este mismo trabajador asegura que los encargados de tienda llegan a mandar a los trabajadores a afeitarse a su casa si así lo consideran necesario, porque es algo en lo que no les pueden pillar en un renuncio.

En principio, según los expertos, una exigencia así podría ser legalmente cuestionable pero en la actual situación económica muchos trabajadores optan por mirar para otro lado y asumir cosas que podrían no hacer.

Normas