La Generalitat rechaza la fórmula de cálculo

Balanzas fiscales, nuevo frente abierto entre Hacienda y Cataluña

El nuevo método ofrecerá datos más detallados sobre los flujos fiscales

De la Fuente, el experto que ha ideado la fórmula de cálculo, se muestra crítico con el discurso de la Generalitat

Balanzas fiscales, nuevo frente abierto entre Hacienda y Cataluña Ampliar foto

Una nueva batalla se ha abierto entre la Generalitat de Cataluña y el Gobierno central después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunciara su intención de elaborar y presentar las balanzas fiscales con una nueva metodología ideada por tres profesores universitarios. El Ejecutivo de Artur Mas, incluso antes de conocer la fórmula concreta ya ha rechazado la propuesta. El hecho de que uno de sus autores sea el investigador del CSIC Ángel de la Fuente –que se ha mostrado muy crítico con el discurso de la Generalitat– ha incrementado el recelo del Gobierno catalán. 

Las balanzas fiscales miden los flujos fiscales entre una comunidad y el resto del Estado. Así, cuando se registra déficit, significa que los habitantes de un determinado territorio aportan más de lo que reciben. En la medida en que Cataluña es una comunidad relativamente rica y con una renta per cápita superior a la media, las balanzas fiscales reflejan un déficit fiscal que la Generalitat identifica como un agravio y reclama limitarlo.

Sin embargo, los resultados de las balanzas fiscales no son directamente observables, sino que se obtienen tras realizar múltiples operaciones y, en función del método utilizado, la cifra final puede variar. Por ejemplo, ¿cómo se imputa la inversión en la T4 del Aeropuerto de Barajas de Madrid? El llamado método flujo monetario interpreta que, en la medida en que la obra se realiza en Madrid, el gasto debe imputarse a esta comunidad. Es la fórmula que más gusta a la Generalitat. En cambio, otra metodología entiende que una construcción como la T4 no solo beneficia a Madrid, sino a otros territorios en la medida en que catalanes, gallegos o andaluces utilizan y se benefician de la infraestructura. Con esta fórmula, denominada de carga-beneficio, el déficit fiscal catalán se reduce, aunque no hasta el punto de abandonar las tasas negativas.

El método que se ha ganado la confianza de Hacienda y que será presentado en Gerona a finales de esta semana ha sido diseñado por Ángel de la Fuente, investigador del CSIC, Ramón Barberán, de la Universidad de Zaragoza y Ezequiel Uriel, de la Universidad de Valencia. Su metodología parte también del enfoque carga-beneficio, pero intenta hilar más fino a la hora de determinar qué gasto tiene importancia a efectos de la equidad territorial. Así, en su informe destacan que variables como “el gasto militar, las prestaciones por desempleo o las subvenciones agrarias”, por poner tres ejemplos, son partidas que no siguen una lógica territorial. En cualquier caso, ello no significa que no se tengan en cuenta a la hora de determinar el saldo fiscal de cada comunidad. Los tres expertos proponen en su metodología ir más allá de la cifra de déficit o superávit fiscal y plantean un “sistema de cuentas públicas territorializadas”, con el objetivo de “identificar aquellas partidas presupuestarias que responden propiamente a una lógica territorial”.

En este sentido, la propuesta de los tres expertos ofrece más información y puede resultar más útil, sin embargo, la dimensión política que tienen las balanzas fiscales en un contexto de ofensiva soberanistas provoca que el debate académico quede en un segundo plano. En principio, el informe completo de los expertos elegidos por Montoro se conocerá a finales de esta semana y los resultados se ofrecerán en marzo. La última vez que el Gobierno publicó las balanzas fiscales fue en 2008 y con datos de 2005 (ver gráfico). En esa ocasión, Baleares, Cataluña y Comunidad Valenciana presentaban el mayor déficit fiscal con el sistema flujo-monetario. En cambio, con el modelo carga-beneficio, el ranking con mayor déficit estaba liderado por Madrid.

Guía para entender las balanzas fiscales

¿Qué son las balanzas fiscales y qué reflejan sus resultados?
Las balanzas fiscales miden qué aportan los ciudadanos de cada comunidad a las arcas públicas y qué reciben. Las comunidades con mayor nivel de renta per cápita presentarán déficit y las regiones más pobres tendrán un saldo positivo.

¿Cómo se calculan las balanzas fiscales?
Existen diversas metodologías que pueden englobarse en dos grandes grupos. Por un lado, el cálculo a través del sistema flujo monetario tiene la particularidad de que los ingresos tributarios se asignan donde se produce el hecho imponible y el gasto público se imputa al territorio donde se realiza. En cambio, en el sistema carga-beneficio, los ingresos se imputan en el territorio donde residen las personas que soportan la carga tributaria y los gastos se atribuyen a la comunidad donde viven las personas que se benefician de los servicios públicos.

¿Qué es el “sistema de cuentas públicas territorializadas”?
Es el modelo propuesto por los profesores universitarios Ángel de la Fuente, Ramón Barberán y Ezequiel Uriel y que Hacienda ha elegido para sustituir las balanzas fiscales. Sus autores aseguran que su metodología permite identificar de forma más clara las partidas presupuestarias que “responden a una lógica territorial”. En cualquier caso, nada impide que, junto a esta metodología, se ofrezcan también las balanzas fiscales con los viejos cálculos.

¿Por qué la Generalitat rechaza esta nueva metodología?
La Generalitat de Cataluña se ha mostrado molesta por el hecho de que el Ministerio de Hacienda anunciara de forma unilateral una nueva metodología para ofrecer las balanzas fiscales. Por otra parte, el Ejecutivo de Artur Mas es partidario del sistema flujo monetario y el informe de los expertos elegidos por Hacienda opta por el enfoque carga-beneficio. Además, la Generalitat recela especialmente de uno de sus autores, Ángel de la Fuente, que se ha mostrado muy crítico con el discurso de la Generalitat.

Normas