Plantea realizar la última subida antes de los comicios el 1 de enero de 2015

El Gobierno quiere revisar la luz solo dos veces antes de las elecciones

Revisiones tan largas van contra las recomendaciones del regulador

Industria consulta a las eléctricas

El ministro de Industria, José Manuel Soria, durante el pleno del Congreso del martes.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, durante el pleno del Congreso del martes. Efe

En el ecuador de la legislatura, el Gobierno está empezando a tomar medidas en clave electoral. Una de ellas es la revisión del precio de la energía de la tarifa eléctrica a través del mecanismo en elaboración que sustituirá a las subastas Cesur que se celebraban hasta ahora trimestralmente. Tal como han anunciado tanto el ministro de Industria, José Manuel Soria, como el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, la intención es que las revisiones se hagan con una periodicidad superior al trimestre.

Aunque se ha deducido que el periodo será anual, lo cierto es que nadie ha confirmado oficialmente este extremo. Fuentes próximas al Gobierno aseguran que, sea cual sea el nuevo sistema que se imponga a partir de abril, mes en que caduca el precio que se intevino en diciembre, la orden de Moncloa es que la última revisión de la tarifa eléctrica previa a las elecciones de finales de 2015, “se aleje lo más posible de esa fecha”.

Por tanto, añaden las mismas fuentes, en abril, se haría una revisión para el resto del año y ya en diciembre se aprobaría otra que entraría en vigor el 1 de enero de 2015, la última antes de los comicios. Si la primera revisión con el nuevo sistema se hiciese anualmente y a partir de abril, la siguiente sería en el mismo mes del próximo año, demasiado cerca, en opinión del Gobierno, de unas elecciones en las que el PP no las tiene todas consigo.

Mariano Rajoy no parece dispuesto a que se repita mínimamente el escándalo desencadenado en diciembre, cuando el Ministerio de Industria, para evitar una subida de la energía de la TUR (ya denominada precio voluntario al pequeño consumidor) de casi el 11% anuló el resultado de la Cesur y aplicó un precio artificial para el primer trimestre de este año, que se deberá ajustar en abril con la media del pool.

En lo que va de mes, el precio medio se ha situado en 36 euros MWh y los mercados de futuro apuntan a 44,80 euros MWh en febrero y a 39,40 euros MWh en marzo. Precios todos ellos inferiores a los 48,41 euros MWh decretado por el Gobierno en enero, que supuso una subida del 1,4%. Con un poco de suerte, si se confirma esta evolución, el precio del primer trimestre podría resultar inferior al intervenido.

La incógnita está en saber qué nuevo mecanismo establecerá el Gobierno que reúna las siguientes condiciones: que tenga como referencia los precios de mercado; que cubra el riesgo de las suministradoras de tarifa y no sea especulativo.

Las subastas anuales a las que alude Industria, serían la solución contraria a lo propugnado por la antigua Comisión de la Energía y la CNMC, que han abogado por un mayor número de subastas en periodos inferiores al trimestre para distintos productos cada vez. La Cesur ha sido criticada por estos organismos por ser inflacionistas y prestarse a la especulación por parte de los traders que proporcionan cobertura de riesgo a las comercializadoras y acuden en masa cuanto mayor sea el volumen de energía a subastar.

El Gobierno podría optar por utilizar otras referencias para marcar el precio de la energía en la tarifa, además de las subastas, pero entonces -critican en el sector-, sería volver al antiguo sistema de la tarifa integral (previo a la implantación de la TUR) que incluía el precio de la energía y los peajes.

Además de las revisiones del término de energía, el ministerio debe revisar también los peajes de acceso. En este caso lo tiene más fácil, pues no está obligado a hacerlo más que una vez al año. Cuando el ministerio apruebe la orden de peajes con la subida de este mes (algo que parece inminente), solo tendría que hacer otra revisión en enero de 2015. El incremento de los peajes dependerá de la evolución de los costes y de los posibles déficit de tarifa.

 

Por primera vez, Nadal consulta a las eléctricas

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ha decidido pedir la opinión de las grandes eléctricas sobre el mecanismo de fijación del precio de la energía en la tarifa que sustituirá a las subastas Cesur. La decisión ha sorprendido a las empresas integradas en Unesa pues es la primera vez que el ministerio las tiene en cuenta a la hora de abordar abordar algún cambio en el sistema eléctrico.

Todas ellas están elaborando las correspondientes propuestas que entregarán en fechas próximas a Industria. También la CNMC, que decidió no validar la subasta eléctrica del 19 de diciembre por confluir en ella “circinstancias atípicas” y por “falta de presión competitiva”, está preparando un informe en este sentido. El de este organismo apunta, en línea con la intención del Gobierno, hacia una periodicidad anual para revisar el precio de la luz.

Las cinco grandes compañías eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, EDP España y Eon España) son las encargadas del suministro de último recurso a través de cinco filiales habilitadas legalmente para ello. Estas cobrarán en el primer trimestre de este año el precio “administrativo” decretado por el Gobierno. Si en este periodo el precio medio del pool es mayor, bajaría la tarifa en igual proporción a partir de abril, y viceversa.

Normas
Entra en El País para participar