Leve avance de las estimaciones de economía mundial

El FMI se sube al carro de la mejoría a España: prevé un crecimiento del 0,6% en 2014

El Fondo Monetario Internaional (FMI) mejora sus previsiones de crecimiento para España. Espera que el PIB cierre este año en el 0,6%, un salto considerable con respecto a su último pronóstico de octubre donde daba un 0,2%. El fondo avala así la tesis sobre la progresiva mejora de la economía y se acerca a las previsiones del Gobierno, que en el cuadro macroeconómico previsto para este año marca un avance de la actividad del 0,7%.

El breve análisis publicado hoy, la antesala de su próximo informe de perspectivas para la economía mundial que verá la luz en primavera, no entra en profundidad en los argumentos que sostienen las previsiones. España registra en todo caso uno de los mayores incrementos en comparación con el resto de economías desarrolladas. Sólo superada por el acelerón de seis décimas del Reino Unido y empatado con Japón que también se apunta una revisión de cuatro décimas.

El potencial de crecimiento de la economía española que augura la institución dirigida por Christine Lagarde para 2015 es, si embargo, bastante menos lustroso: 0,8%. Es, por ejemplo, inferior al 1% que vaticina la OCDE, al 1,2% del Ejecutivo y, sobre todo, del 1,7% de Bruselas. De hecho, pese a la considerable mejoría de las perspectivas, las tasas de crecimiento de España son las más bajas de entre las primeras economías de Europa. Italia, por ejemplo, se recuperará de un leve traspiés este año (0,6%) para crecer por encima de un 1% en 2015, siempre según las previsiones del fondo.

La nota señala que la eurozona está ya cerca de girar por la esquina que separa la recesión del crecimiento sostenible y estima una tasa de actividad para este año del 1%, apenas una décima al alza. Pero subraya también que la recuperación será asimétrica ya que aún planean serias amenazas sobre las economías de la periferia. Uno de los principales problemas apuntados por la nota del fondo es la fragmentación de los mercados financieros, que se traduce en un encarecimiento de la financiación para las empresas y las familias de sur con respecto al norte de Europa. Esta distorsión atenaza a su vez la demanda interna, también lastrada por los todavía altos niveles de endeudamiento público y privado, recalca la nota.

El moderado optimismo del fondo, por otro lado, se centra en el vigor de las exportaciones, el gran espolón de crecimiento al que se ha encomendado España. Las cuentas del FMI, pese a esta última revisión al alza, están aún por detrás del consenso de analistas en España. El panel de Funcas, que reúne la opinión de 19 servicios de estudios y entidades, considera que el PIB crecerá este año un 0,9%, una décima por encima de la previsión anterior y dos décimas más que la estimación del Gobierno. La pilares que apunta Funcas en su último estudio son la mejora del consumo de los hogares y el gasto público, gracias al respiro concedido por la Comisión Europea en el calendario de cumplimiento de déficit.

Leve mejoría de la economía mundial

El tirón de las economías avanzadas y el crecimiento estable previsto para los emergentes empujará ligeramente la economía mundial. El FMI revisa una décima el alza sus pronósticos de crecimiento mundial para este año para quedar en un 3,7%. El fondo atisba una recuperación del comercio internacional en el último tramo del 2013. Señala también una mejora en la demanda interna de la economias avanzadas. Otorga una revisión de dos puntos al alza en la tasa de crecimiento de EE UU (2,8%). Justifica esta mejora en la ralentización de los ajustes fiscales en Washigton, fruto del reciente acuerdo de Gobierno y la elevación del techo de deuda.

Normas