La revisión de los contratos de canje podría retrasar el anuncio varios días

Unicaja evalúa la acogida de su oferta para decidir si cierra la fusión con Ceiss

Oficina de Unicaja.
Oficina de Unicaja.

La oferta que Unicaja lanzó para hacerse definitivamente con Ceiss, con la que lleva tres años negociando una fusión, expiró hoy lunes a las 15.30 horas. Concluido el plazo dado a los accionistas y bonistas de las antiguas cajas castellanas, que se abrió a finales de noviembre, la pelota está ahora en el tejado de la entidad malagueña.

Unicaja analizará ahora el grado de aceptación que ha logrado su propuesta para tomar una decisión definitiva sobre si cerrar la fusión, y doblar su tamaño, o rechazarla, lo que sentenciaría a Ceiss a ser nacionalizada y previsiblemente liquidada. La evaluación, según fuentes de Unicaja, puede llevar varios días.

El quid de la cuestión radica en el éxito que haya tenido finalmente la oferta de Unicaja entre los antiguos preferentistas y tenedores de deuda subordinada de Caja España–Duero, actuales bonistas de Ceiss. Su aceptación resulta prescindible para cerrar la operación.

Es más, Unicaja podría haber anunciado directamente la fusión al contar con más del 97% de aceptación por parte del accionariado de Ceiss, puesto que el único requisito imprescindible para abordarla era alcanzar el 75%. La entidad que preside Braulio Medel y el FROB buscan, sin embargo, sumar el visto bueno del grueso de bonistas al nuevo proyecto.

La obligación de que renuncien a los tribunales como vía para recuperar sus ahorros, la nueva quita del 71% que sufrirán en el canje de sus bonos (reducida al 46% en unos años mediante el pago de intereses) y la mínima parte que recibirían en metálico bien por el arbitraje del FROB_o por el mecanismo de compensación añadido por Unicaja, hicieron que solo el 20% de los bonistas hubieran aceptado la oferta hasta hace 10 días.

Aunque los impulsores de la fusión esperaban que esta cifra se multiplicara en la última semana, las previsiones apuntaban a un grado de aceptación final cercano al 60% entre accionariado y bonos. De haber alcanzado el 75% conjunto, la fusión sería automática. Un apoyo inferior deja en manos de Unicaja tomar la decisión definitiva sobre la operación, que dará su dictamen definitivo a lo largo de esta semana.

Un recuento pormenorizado de última hora

Despues de varias tentativas fallidas por cerrar la postergada fusión de Unicaja y Ceiss, el proceso ha llegado ya a un punto definitivo. Los anuncios en falso que han despertado los intentos anteriores, sin embargo, han hecho prevalecer la máxima prudencia en esta ocasión. Aunque Unicaja viene contabilizando sistemáticamente los contratos favorables al canje que se han ido firmando en las oficinas de Ceiss durante los dos meses que ha estado abierta la oferta, la entidad no ha querido precipitarse y asevera que no anunciará su decisión hasta contar con los datos definitivos de aceptación. Habrá que esperar por tanto a analizar la documentación sellada en la última jornada –siempre ante notario para evitar cualquier frente judicial– así como dejar el margen previsto para resolver posibles incidencias.

Normas