Breakingviews

Los objetivos de 2015 se alejan

El esfuerzo de Deutsche Bank para ser respetable se ha llevado otro golpe. El mayor banco de Alemania hizo pública el 19 de enero una pérdida de 1.200 millones de euros antes de impuestos en el cuarto trimestre.

Los inversores podrán ignorar los 509 millones de euros en costes de reestructuración: son gastos necesarios para alcanzar los objetivos de beneficios en 2015. Aunque los cargos de 276 millones de euros en financiación de derivados son una monstruosidad, representan cambios normativos comunes a la mayoría de los bancos.

Sin embargo, los consejeros delegados de Deutsche, Anshu Jain y Juergen Fitschen, tienen dos grandes problemas domésticos. El primero lo constituyen los problemas legales. A pesar haber gastado 1.800 millones de euros para resolver casos esperados, se requirieron otros 528 millones en costes. Podría haber más a la vuelta de la esquina. En los últimos tiempos, ha habido un desencuentro con el BaFin, el regulador del mercado nacional de Deutsche, que ha salido a la luz a través de las cartas filtradas a los medios de comunicación de Alemania.

El segundo dolor de cabeza es que los negocios subyacentes de Deutsche no están dando el do de pecho. En banca de inversión, el gran negocio de operaciones de renta fija perdió cuota de mercado de nuevo en el cuarto trimestre. Para todo el año, los ingresos de la unidad se redujeron un 25%, más de lo que preveían los analistas.

Así que los objetivos de Jain y Fitschen para 2015 parecen difíciles de alcanzar, aunque prometen lo contrario. Su negocio de gestión de activos y patrimonio, aunque ha hecho algún progreso desde una base muy baja, aún no logra más que la mitad del beneficio antes de impuestos al que aspira. La rentabilidad sobre fondos propios a nivel del grupo era solo del 2% frente al objetivo del 12% o más de 2015.

Una economía en recuperación le ayudará en 2014. Pero Deutsche aún espera baches en la carretera. Las distracciones que siguen acosando a Deutsche podrían acabar frustrando la ambición de sus directivos.

Normas