La venta ronda los 2.470 millones

Telefónica ultima la salida de la filial checa tras recibir luz verde de Bruselas

La ‘teleco’ espera la decisión de Bruselas en sus operaciones en Irlanda y Alemania

Logo de Telefónica en su sede de Gran Vía.
Logo de Telefónica en su sede de Gran Vía.

Telefónica va a dar un nuevo paso en su plan global de desinversión de activos para reducir deuda. La operadora prevé cerrar en pocos días la venta del 65,9% del capital de su filial Telefónica Czech Republic (incluye el negocio en Eslovaquia) al grupo PPF, tras recibir el visto bueno de la Comisión Europea. PPF indicó que espera cerrar la venta a finales de enero.

En un comunicado, Bruselas explicó ayer que la transacción no tiene ningún impacto para la competencia puesto que PPF, controlada por el inversor Petr Kellner, es un grupo activo en sectores como la banca, la energía, la consultoría, el comercio minorista y la actividad inmobiliaria en Europa Central y del Este, mientras que Telefónica Czech Republic está enfocada en el sector de las telecomunicaciones en República Checa y Eslovaquia. Es decir no hay solapamientos.

La operación, una de las mayores desinversiones de la historia de Telefónica, tiene un gran calado para la compañía española En noviembre pasado, la operadora anunció la venta del 65,9% del capital de su división checa a PPF por cerca de 2.470 millones de euros, en efectivo. La empresa española permanecerá en el capital con cerca del 4,9% de las acciones. En los nueve primeros meses de 2013, últimas cuentas cerradas, Telefónica Czech Republic registró unos ingresos cercanos a 1.382 millones de euros, el 3,24% del conjunto del grupo.

Ahora, Telefónica está a la espera de la decisión de Bruselas sobre otras dos operaciones, también de gran calado. Así, la Comisión Europea tiene hasta el 24 de marzo para decidir sobre la venta de Telefónica O2 Ireland a Hutchison Whampoa, valorada en cerca de 850 millones de euros, y hasta el 14 de mayo para analizar la compra de E-Plus, filial de KPN en Alemania, por parte de Telefónica, por cerca de 8.500 millones de euros.

En estos casos, según fuentes del sector, la problemática es mayor puesto que ambas transacciones supondrán la reducción del número de operadores tanto en Irlanda como en Alemania. Así, la Comisión Europea mostrará su verdadera intención a la hora de impulsar el proceso de consolidación en el sector de las telecomunicaciones en Europa, tal y como han pedido las operadoras. Bruselas estaría dispuesta a autorizar las operaciones con condiciones, situando el límite de al menos tres operadores en cada mercado.

Las operaciones en Chequia, Irlanda y Alemania se unen a las ventas de Atento, el 4,56% de China Unicom o el 23% de Telefónica Deutschland a través de una OPV, llevadas a cabo por la teleco en 2012 para reducir deuda y ganar flexibilidad financiera.

A la conclusión del tercer trimestre, la deuda neta financiera de Telefónica era de 46.101 millones de euros, 9.905 millones menos que en la misma fecha del año anterior. La compañía precisó, no obstante, que si se incluyesen las operaciones de Telefónica Czech Republic, Telefónica Irlanda e Inversis, y se neutralizase el impacto de las obligaciones perpetuas subordinadas emitidas para financiar el pago de E-Plus, la deuda se situaría en 44.634 millones.

Nueva alianza con la suiza Sunrise

Telefónica ha renovado por dos años más el acuerdo de colaboración que mantenía desde 2011 con el operador suizo Sunrise dentro del marco de su Partners Program. En un comunicado, explicaron que han renovado este acuerdo tras hacer balance de su cooperación en las diferentes áreas y concluir que el valor derivado del programa para la firma suiza se ha multiplicado por 10 en el último año.

Partners Program es una iniciativa de Telefónica que pone a disposición de determinados operadores y en el marco de un acuerdo comercial, un catálogo de servicios que permitan al socio apalancarse en la escala de Telefónica y cooperar en áreas de negocio clave. Además de Sunrise, China Unicom, Telecom Italia, Bouygues, Megafon y Etisalat forman parte de este programa.

En el acuerdo con Sunrise, la actividad relacionada con multinacionales ha sido la más relevante gracias a las oportunidades derivadas de las comunicaciones móviles, que ha permitido a los dos socios alcanzar acuerdos globales con una decena de grandes empresas.

Normas