Los sectores afectados presionan para suavizar la ley en el reglamento

Báñez pide a las empresas que asuman el mayor coste de las cuotas

Empleo señala que el alza servirá para ampliar las prestaciones por paro o jubilación

Rechazo generalizado de la oposición al incremento de las bases de cotización

La ministra de Empleo, Fátima Báñez.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez.

La ministra de Empleo defendió hoy rotundamente la decisión de su departamento –vigente desde el 22 de diciembre– de obligar a empresarios y trabajadores que coticen a la Seguridad Social por las retribuciones en especie como vales de comida, pluses de transporte, seguros médicos, planes de pensiones o cheques guardería, entre otros. Aprovechó su comparecencia en la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados para responder a las duras críticas lanzadas el miércoles por la patronal CEOE-Cepyme a esta medida, que los empresarios exigen que sea retirada.

Así, Bañez desoyó a los empresarios y les pidió “que sean más responsables” y que “negocien los beneficios sociales de sus trabajadores y los paguen con cargo a sus beneficios y no a costa de la Seguridad Social”.

La ministra insistió en mostrar los beneficios que tendrá para el trabajador esta medida –cuyo coste recaerá en mayor medida en los empresarios–, asegurando que con esta ampliación de su base de cotización, incrementarán la cuantía de sus futuras prestaciones (de incapacidad temporal, desempleo y jubilación) un 5%.

La titular de Empleo explicó que el Gobierno tomó esta decisión al comprobar lo extendida que estaba la práctica empresarial de diseñar las nóminas de sus trabajadores de forma que el 30% de sus retribuciones escapara a la cotización de la Seguridad Social, mediante el pago en especie de los pluses mencionados.

No hay sorpresas

Báñez respondió también a la “sorpresa” mostrada por los empresarios ante la aprobación de esta medida sin negociación ni consulta de los agentes sociales, al asegurar que ya se debatía desde hace años en el seno del Pacto de Toledo. “Sabían que lo íbamos a hacer”, aseguraron otras fuentes de Empleo.

Es más, la ministra recordó a la patronal que la Seguridad Social ya colabora “mes a mes”con las empresas “incentivando los aplazacimientos de las cuotas como forma de regularización de la deuda de las empresas”. En este punto, detalló que en 2013 hubo 116.386 aplazamientos por valor de 2.200 millones, un 11% más que el año anterior. Los partidos de la oposición también criticaron la iniciativa; pero en su mayoría por la forma y el momento en la que se aprobó, en Navidad y sin consultar a la patronal y los sindicatos. Así, algunos portavoces pidieron que esta medida se haga de forma gradual para mitigar el impacto en las empresas. Y otros, como el representante del PNV, Emilio Olavarria, pidieron que se excluya de la cotización a los planes de pensiones.

Precisamente las entidades de previsión social, junto con las empresas emisoras de los vales de comida o el sector de la restauración presionan estos días al Ministerio de Empleo para que suavice esta medida en el desarrollo reglamentario del decreto que se producirá tras su inminente convalidación en el Parlamento. Fuentes conocedoras de la situación no descartaron que se pudiera producir algún cambio en el futuro reglamento.

Los ‘ni-ni’ tendrán ofertas de empleo o formación

A lo largo de este año más de 800.000 ni-ni (jóvenes que ni estudian ni trabajan) de entre 16 y 24 años inclusive podrán solicitar que, en el plazo de cuatro meses desde que terminaron sus estudios o se quedaron en paro, los servicios públicos de empleo (tanto el estatal como los de las comunidades) les hagan, al menos, una oferta de formación, empleo, prácticas o ayudas al autoempleo. Ese es el compromiso suscrito por el Gobierno español en el marco de la Garantía Juvenil europea, para la que España recibirá 1.887 millones para 2014 y 2015, de un fondo de más de 6.000 millones para toda la UE.

Sin embargo, el reglamento de este fondo solo permite adelantar a los países el 1% de lo que les corresponda cada año. Ante esta situación, la ministra Fátima Báñez recordó hoy que España adelantará el 99% de la financiación para estos dos años (unos 900 millones cada ejercicio). En este punto, explicó que el Ejecuivo “ha batallado todo lo que ha podido” para que este dinero no compute para el déficit excesivo. Aunque aún no lo han conseguido “porque la última palabra la tiene el Ecofin y el Parlamento europeo”,dijo.

En cualquier caso, detalló el procedimiento que tendrán que seguir estos jóvenes para beneficiarse de estas ofertas de empleo o formación. De momento, Empleo está desarrollando un sistema telemático, “sin precedentes”, en el que tendrán que inscribirse estos jóvenes. Posteriormente, se les hará un perfil individualizado para ver qué tipo de oferta se les hace. Además, el Consejo de Ministros aprobará en las próximas semanas cambios normativos para que los empresarios que contraten a estos jóvenes se beneficien de las bonificaciones de la Estrategia de Empleo joven, aunque no cumplan los requisitos.

Guerra de cifras por los efectos económicos

La Asociación de las Empresas Emisoras de Vales de Comida y Otros Servicios (Aeevcos) volvió a advertir hoy de las “graves consecuencias” económicas y sociales de las nuevas obligaciones de cotización a la Seguridad Social.

En concreto, aseguró que solo la nueva cotización de los vales de comida supondrá una caída de la facturación de los restaurantes de casi 500 millones de euros anuales como consecuencia de la pérdida de 275.400 clientes diarios y de 48 millones de comidas. Además, se destruirán más de 10.000 empleos a corto plazo en las empresas de esta actividad.

Según estos cálculos realizados por la Universidad de Barcelona, el Estado verá reducida su recaudación neta en 99 millones de euros, debido a los menores ingresos por IRPF, IVA, Seguridad Social e Impuesto de Sociedades, tras los efectos de la medida.

Todo esto se basa en que el número de trabajadores que reciben vales de comida en España asciende a unas 600.000 personas. Y su uso supone el 17,5% de la facturación total del sector de la restauración.

Sin embargo, la ministra de Empleo, Fátima Báñez cifró ayer durante su comparecencia en el Congreso en 275.000 trabajadores los poseedores de vales de comida. Y, dicho esto, restó importancia a las advertencias de las empresas del sector al decir: “pongamos que fueran medio millón los que tienen estos vales;hay 16 millones de trabajadores afiliados”. También, rechazó que la competitividad de un país esté en juego por los vales comida.

Normas