El Frob tantea inversores para que compren carteras de la catalana

El Gobierno venderá Catalunya Banc por partes y estudia colocar un 20% de Bankia

Guindos esperará para colocar una parte de Bankia a que la operación genere plusvalías
Guindos esperará para colocar una parte de Bankia a que la operación genere plusvalías

Bankia se está convirtiendo en la joya de la corona del Gobierno. El tanteo informal a inversores que lleva semanas realizando para la posible venta de una participación de su capital ha sido muy positivo. El Gobierno, así, podría colocar parte de su participación en este banco cuando obtenga plusvalías. El FROB, mientras, planea vender carteras de negocio de Catalunya Banc previa a su subasta. Eso sí, la puja se ha retrasado sobre los planes iniciales.

Parece que España vuelve a estar de moda entre los inversores internacionales. O esa es, al menos, la impresión que se desprende al analizar la subida de la Bolsa de las últimas semanas, el respaldo que está recibiendo la marcha de la economía en estos días, o incluso el apetito que despiertan las empresas españolas entre los inversores internacionales.

El Gobierno ha aprovechado este momento para tantear de forma informal a inversores y fondos internacionales para conocer de primera mano su interés ante una teórica venta de cerca de un 20% del capital de Bankia, que está en manos del Estado (controla el 68,39%) y las ganas que hay en el mercado por comprar Catalunya Banc (que opera con la marca Catalunya Caixa o CX).

El FROB, a través del banco de inversión N+1, lleva más de un mes tanteando a fondos de inversión y a la gran banca española para comprobar el interés existente por participar en una subasta (en este caso sería la tercera) de CX. El objetivo del Gobierno en ambas operaciones es conseguir el máximo dinero posible para intentar reducir al contribuyente la factura del rescate financiero, una vez que el sector financiero comienza a normalizarse.

En el caso de la firma catalana el FROB ha detectado un gran interés por la compra de carteras y negocios de Catalunya Banc. Gran parte de los fondos de inversión que han participado en las otras subastas o han adquirido carteras de negocios y filiales de otras entidades ya han comentado a N+1 y al propio FROB su intención de participar en una puja por estos activos. “Solo falta el pistoletazo de salida de esta operación. Estaba prevista para las primeras semanas de enero, pero aún no nos han comunicado el inicio de esta subasta”, aseguran fuentes interesadas en participar en la puja.

El FROB, así, planea realizar una venta de carteras y negocios de Catalunya Banc previa a la subasta de la firma financiera, explican varias fuentes. Esta operación, según comentan desde la Administración, no supone una venta por trozos, aunque se le parezca, y permitiría rentabilizar más el valor de CX. El organismo que dirige Antonio Carrascosa dejó en diciembre abierta la posibilidad de trocear la firma catalana para su venta, todo dependería del resultado del sondeo que estaba realizando a los potenciales interesados.

Santander, CaixaBank y BBVA siguen interesados en participar en la subasta de la entidad, pero, como en el resto de las pujas, su idea es reclamar esquemas de protección de activos (EPA) para su compra. El FROB intenta que la venta de Catalunya Banc no dependa solo de los tres grandes bancos españoles, entidades a las que Carrascosa criticó tras las ofertas que presentaron por Novagalicia precisamente porque las tres habían solicitado ayudas públicas para quedarse con la firma gallega. Banesco, que fue finalmente el banco que se quedó con Novagalicia presentó una oferta sin EPA, y ofreció 1.003 millones de euros.

Los títulos de Bankia, mientras, siguen su carrera ascendente. Su acción cerró ayer a 1,34 euros, con una subida del 0,23%. Esta cotización roza ya el precio de entrada del Estado en la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri. El FROB pagó 1,35 euros cuando inyectó 10.620 millones en la ampliación de capital que realizó en mayo. Aunque las ayudas totales que ha recibido Bankia ascienden a 22.424 millones de euros, ya que una parte de ellas fueron inyectadas con fondos europeos. El hecho de que el precio de Bankia se acerque a lo que desembolsó el FROB y el interés que ha despertado ante inversores internacionales, cumplen las condiciones impuestas por el Gobierno para realizar una OPV parcial, pero varias fuentes apuntan a que el Estado esperará a obtener plusvalías con la operación.

 

Normas
Entra en El País para participar