Hacienda lo justifica por la mejora económica

Solo 101 municipios solicitan el rescate de Hacienda de los 400 previstos

En la primera fase se acogieron 88 municipios y, en la segunda, solo 13 de los 314 seleccionados por Hacienda

Algunos municipios han renunciado a la ayuda del Ejecutivo por cuestiones políticas

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.
El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. EFE

Hacienda puso en marcha el año anterior un plan excepcional para rescatar a ayuntamientos con problemas de solvencia. Hasta diciembre, 88 ayuntamientos se acogieron al programa. El Ejecutivo optó por ampliar el plazo con el propósito de que otros 314 municipios siguieran el mismo camino. Sin embargo, solo 13 de los municipios que podían solicitar la ayuda lo han hecho. Entre la primera fase y la segunda, el Ejecutivo estimaba que serían 400 los ayuntamientos que pedirían el rescate y, al final, la cifra se ha reducido a 101 municipios. 

El Ministerio de Hacienda argumenta su error en las previsiones se explica por "la mejora de la situación financiera en 2013". Hay que tener en cuenta que Hacienda realizó el listado de los municipios que podían adherirse al rescate con los resultados económicos de 2012. En cualquier caso, algunos ayuntamientos que se encuentran con graves dificultades para asumir sus compromisos de pago han rechazado el auxilio de Hacienda por cuestiones políticas.

El plan de rescate incluye la concesión de aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias y a la Seguridad Social por un plazo de 10 años y con la aplicación del tipo de interés legal del dinero (4%). Por otra parte, el Ejecutivo también ha previsto conceder en su programa de ayuda la concesión de anticipos de la participación en tributos del Estado, ampliar el período para devolver las liquidaciones negativas de 2008 y 2009 y reducir el porcentaje de retención en la participación en impuestos del Estado para compensar deudas con acreedores públicos.

Respecto a las ayudas de carácter financiero, los ayuntamientos que han solicitado el rescate tendrán la posibilidad de convertir en operaciones a largo plazo la deuda que tuvieran a corto. Además, podrán formalizar operaciones de crédito para cubrir la falta “de pago correspondiente a subvenciones concedidas por la UE o por las comunidades autónomas.” Todo este listado de medidas tiene como contrapartida sufrir un mayor control por parte del Ministerio de Hacienda. Así, los municipios rescatados deberán presentar un plan de ajuste, que incluya reducciones del gasto o incremento de ingresos a través de subidas impositivas.

En cualquier caso, en conjunto, los ayuntamientos son la Administración más saneada. De hecho, Hacienda espera que los datos de cierre de 2013 arrojen un superávit local del 0,4% del PIB que permita paliar las previsibles desviaciones que sufrirán las comunidades autónomas.

Normas
Entra en El País para participar