Merkel elogia la figura del controvertido político

Fallece Ariel Sharon, ex primer ministro israelí

El dirigente estaba en coma desde hace ocho años tras sufrir un derrame cerebral

Rajoy envía un telegrama de pésame al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu

El ex primer ministro israelí, Ariel Sharon, en una imagen del año 2005. rn
El ex primer ministro israelí, Ariel Sharon, en una imagen del año 2005. EFE

El ex primer ministro israelí Ariel Sharón, uno de los políticos más laureados y a la vez controvertidos de la historia de Israel, falleció hoy a los 85 años en el hospital de Tel Aviv en el que estaba ingresado desde 2006, informó el centro médico.

La salud de Sharón, que estaba en coma desde que hace ocho años sufriera un derrame cerebral masivo, comenzó a deteriorarse hace dos meses y medio, y en los últimos días sufría una insuficiencia renal que afectó a varios de sus órganos vitales y le mantenía en estado crítico, de acuerdo a los facultativos del centro médico Shiva Tel Hashomer.

En el hospital permanecían concentrados desde primera hora del día familiares, subordinados y allegados tanto de su época como militar como político para acompañar a los dos hijos de Sharón, Guilad y Omri. Su hijo Guilad Sharón agradeció en una breve comparecencia ante los medios en el hospital a todos aquellos doctores, enfermeros y facultativos que estuvieron a cargo de atender a su padre durante los ocho años de ingreso médico tanto en el centro Tel Hashomer de Tel Aviv como en el Hadasa Ein Karem de Jerusalén.

“Se marchó cuando él decidió irse”, refirió antes de agradecer “a todas aquellas personas en Israel y el mundo que se interesaron por su estado”. El que fuera uno de los más allegados asesores en su etapa de primer ministro, Raanán Gissin, explicó a EFE horas antes del fallecimiento que “Sharón es la misma reencarnación de Israel en una sola persona desde 1948, y su legado e influencia abarcan desde el campo militar, pasando por la política, la economía”.

El ex primer ministro israelí vivió siempre en medio de la controversia, desde sus días como militar y ministro hasta llegar a la jefatura del Gobierno israelí en 2001. Sharón gobernó el país hasta 2006 y un año antes de sufrir el derrame cerebral creó un nuevo partido, el centroderechista Kadima, con el que sacó adelante la evacuación de colonos y soldados israelíes de Gaza frente a la oposición interna en su partido, el derechista Likud, hoy liderado por uno de sus principales rivales, Benjamín Netanyahu.

La canciller alemana, Angela Merkel, trasladó hoy sus condolencias al pueblo israelí por la muerte de su ex primer ministro Ariel Sharon, “un patriota” que, destacó, tomó la “valiente decisión” de evacuar las colonias judías de la franja de Gaza.

En un comunicado emitido tras conocer el fallecimiento de Sharon, Merkel elogió la decisión que éste adoptó en 2005 y que supuso, dijo, “un paso histórico” en el camino de compensar a los palestinos y avanzar hacia una solución de dos Estados. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha enviado al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, un telegrama de pésame.

Con disparos al aire y bailes en la calle, los refugiados palestinos del campamento de Ain el Helu, en el sur del Líbano, recibieron hoy el anuncio de la muerte del ex primer ministro israelí Ariel Sharón, al que conocen como “el carnicero de Beirut”. Ese estallido de júbilo se repitió en otros campamentos de refugiados en el Líbano, informaron medios locales.

Munir Makdah, responsable militar de la facción palestina Al Fatah, dijo a EFE por teléfono que “la alegría reina en todas partes” de Ain el Helu, ubicado en las afueras de la ciudad de Sidón. Makdah afirmó que Sharón fue “el símbolo del terrorismo, las matanzas y los crímenes contra los pueblos árabes, en especial contra los palestinos”. En ese sentido, el dirigente mencionó el papel indirecto que desempeñó el israelí en la masacres de palestinos de los campos de refugiados de Sabra y Shatila en El Líbano en 1982, así como su polémica visita en 2000 a la mezquita de Al Aqsa, detonante del levantamiento popular conocido como Segunda Intifada. “Hubiésemos deseado que fuera juzgado por un tribunal internacional, pero no hay justicia”, agregó Makdah.


Normas