Estudia lanzar bonos ligados a inflación europea

El Tesoro busca captar a fondos de pensiones y aseguradoras

El secretario general del Tesoro, Íñigo Fernández De Mesa. EFEArchivo
El secretario general del Tesoro, Íñigo Fernández De Mesa. EFE/Archivo EFE

2013 ha sido un añado caracterizado por la “vuelta a la normalidad” de los mercados de deuda soberana en general y de la española en particular, ha defendido esta mañana en rueda de prensa el secretario general de Tesoro Público, Íñigo Fernández de Mesa.

El organismo tiene previsto emitir un total de 242.370 millones de euros este año, después de lograr un ahorro de unos 8.700 millones de euros sobre lo presupuestado por la positiva evolución de la prima de riesgo, que se encuentra en mínimos de hace años estos días, por debajo de los 190 puntos básicos.

Fernández de Mesa no ha querido avanzar una previsión de dónde se situará el riesgo soberano español este año o de el posible ahorro de esta nueva rebaja del diferencial, si bien ha adelantado algunas nuevas iniciativas que prevé lanzar la institución.

En concreto, el Tesoro lleva varios años estudiando la posibilidad de emitir bonos y obligaciones indexados a la tasa de inflación europea, tal y como ya hacen otros países de la zona euro como Francia, Italia o Alemania. Este ejercicio, ha avanzado el secretario general del organismo, puede ser el año definitivo para el nacimiento este tipo productos en el mercado español “si se dan las condiciones adecuadas”.

La particularidad de estas emisiones las hacen especialmente atractivas para fondos de pensiones y aseguradoras, clientes objetivo que el Tesoro Público espera sumar este año a sus grandes compradores.

"Existe una base inversora natural, tanto nacional como internacional, que tiene una necesidad estructural de comprar activos que compensen la pérdida de su valor debido a la inflación", han explicado desde el Tesoro.

El instrumento sería prácticamente nuevo en España –aunque alguna vez se han emitido bonos con cupones flotantes en el pasado– pero contrasta con la tradición de otros países, como Alemania, Francia y, especialmente, Italia. En estos mercados son habituales este tipo de emisiones.

La ventaja principal de este tipo de instrumentos radica en que, cuando la inflación aumenta, lógicamente sube también el precio del bono, puesto que su cupón aumentará. El dato del IPC europeo publicado hoy lo sitúa en el 0,8%. Fernández de Mesa no ha descartado alguna emisión puntual ligada a inflación español, pero ha aseverado que la indexación a Europa será la norma general.

 

 

Normas