Reclaman estabilidad en la política de precios

Los ‘traders' europeos arremeten contra la anulación de la subasta eléctrica

Critican la intervención del Gobierno

Advierten de los riesgos regulatorios

El ministro de Industria, José Manuel Soria.
El ministro de Industria, José Manuel Soria. Efe

La Federación Europea de Traders de Energía (EFET) ha advirtido hoy que la suspensión de la subasta eléctricano hace sino elevar los riesgos regulatorios y, con ello, los precios finales. “La incertidumbre regulatoria, como el caso de la inesperada cancelación de la subasta, desincentiva la participación en el mercado y crea un riesgo regulatorio adicional que se incorpora a los precios y que soportan los consumidores finales”, afirma en un comunicado la federación.

Al pronunciarse acerca de esta “perjudicial intervención sobre el funcionamiento normal del mercado mayorista de electricidad en España”, este lobby reclama “estabilidad” y alude a “la importancia de la libre formación de precios y de un correcto diseño del mercado mayorista de electricidad en España”. Para la federación de traders, resulta necesario que “todos los gobiernos y reguladores respeten ciertos principios básicos del mercado interior de la energía”, entre los que cita cuatro.

El primero es la libre competencia y eliminación gradual de precios regulados, y que se implanten mecanismos de concurrencia que permitan la negociación de la energía de forma “abierta, transparente y sostenible, sin intervenciones políticas para fijar los precios”. En este caso, exceptúa a los consumidores domésticos con riesgo de exclusión social y anima al regulador a que “siga fortaleciendo su función de supervisión independiente”.

Los traders de energía defienden el mercado mayorista como base para la formación de precios. En este sentido, piden que el Gobierno lo reforme para mejorar su profundidad y liquidez y una convergencia hacia el modelo europeo del mercado mayorista de electricidad. EFET arremete contra cualquier intervención directa sobre los precios” y reclama “un marco regulatorio estable y predecible como requisito para que el mercado funcione de manera correcta”. EFET considera que el precio establecido por el Gobierno tras su “intervención” del mercado “dista mucho de los precios registrados” en el mercado, pese a estar referenciado a las cotizaciones del mercado. Una decisión que ha dañado “ha dañado a un conjunto de empresas que operan de forma habitual en el mercado y que aplican sus mejores prácticas de gestión de riesgo”.

Por otro lado, la asociación de consumidores Facua ha pedido al Gobierno que abandone el sistema de subastas para fijar el precio de la luz y aplique una tarifa regulada para garantizar unos precios “razonables” de la electricidad. El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, aseguró que es necesaria “una regulación al 100% y basada en el coste de producción”.

Las propuestas de mejora de la CNE

El informe en el que la CNMC explica las razones que le llevaron a invalidar la subasta Cesur del pasado día 19, que hubiese supuesto una subida de la energía de la TUR en casi un 11%, enumera las propuestas de mejora de la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

Dichas propuestas eran incluidas tras cada subasta en el informe preceptivo que el antiguo regulador remitía al Ministerio de Industria y que siempre cayó en saco roto. Las propuestas de mejora proponían sistemáticamente “flexibilizar el sistema de subastas”, aumentando su núero con un determinado periodo de liquidación o subastas de productos solapados. De esta manera, se garantizaría una suficiente presión competitiva;más referencias de precios de cada periodo trimestral para diversificar el resultado de una única subasta y reducir las variaciones trimestrales del coste de la energía de la TUR. La CNE también vino pidiento que el organizador de la subasta propusiera criterios para suspender la subasta antes y después de su celebración.

Se da la circunstancia de que la Cesur anulada es la primera supervisada por la CNMC después de la destitución de los cuatro directores técnicos de la CNE, dos de los cuales eran los expertos encargados desde hace años de esa labor.

Soria opina que la suspensión estaba fundamentada

El ministro de Industria, José Manuel Soria, considera tras conocer el informe de la CNMC sobre la última subasta eléctrica, que la suspensión “tuvo fundamento” y asegura que su departamento se ha reunido con los presidentes de las grandes eléctricas, los consumidores y las entidades financieras que participan en la subasta para estudiar cambios en este mecanismo.

Antes de entrar en el comité nacional ejecutivo del PP, el ministro indicó que en el informe “algo más amplio” publicado ayer por la CNMC “se reiteran las circunstancias atípicas que invalidaron el resultado de la subasta y se incide en dos cuestiones adicionales. La primera, es que no hubo una concurrencia competitiva suficiente, y la segunda es que se detectaron variaciones de precios con anomalías impropias del funcionamiento de un mercado eficiente”.

El objetivo de los encuentros con empresas y consumidores es “recabar opinión sobre las cuestiones que consideran que deben cambiarse, modificarse y mejorarse”, a la vista de que “el Gobierno considera que es un procedimiento manifiestamente mejorable, sobre todo después de que por primera vez que en la historia de la subasta el órgano regulador invalidara su resultado”. Al ser preguntado si habrá algún tipo de sanción, Soria indicó que eso “depende del regulador”, que “tiene la función de velar para que las condiciones de mercado se cumplan”, añadió.

Por otra parte, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, consideró esta mañana que el titular de Industria, debería “dimitir sin más” después de que la CNMC no haya hablado de “manipulación” de la subasta eléctrica, o bien, “destituir a todo el consejo de la CNMC porque es la que se equivoca”.

Normas