OPINIÓN

Pasar de decir a hacer

El Informe de sostenibilidad 2013 del Pacto Global dela ONU muestra que, con avances, hay una brecha considerable entre lo que se dice y lo que se hace. El 65% de las empresas ha desarrollado estrategias de sostenibilidad al nivel de los CEO. Para que se implementen, deberían entrenar e incentivar al personal. Según los datos, solo el 14% está dando entrenamiento en responsabilidad social corporativa a los miembros del consejo directivo; solo el 35% está entrenando a los gerentes en cómo integrar sostenibilidad a sus operaciones; solo el 8% tiene paquetes de remuneración de los ejecutivos vinculados con su desempeño en sostenibilidad; solo el 21% integró criterios de sostenibilidad a las evaluaciones de desempeño de sus empleados.

Las brechas entre compromisos y acciones se dan en múltiples campos. Así: el 72% de las empresas tiene los principios de derechos humanos del Pacto Global en su código corporativo, pero solo un 37% ha establecido mecanismos de reclamo; todas han suscrito el principio del Pacto Global sobre combatir todas las formas de corrupción, pero solo el 29% hace públicas sus políticas y prácticas anticorrupción.

Las empresas se comprometieron con los principios del Pacto en protección de Derechos Humanos, prácticas de trabajo como la libertad de asociación sindical, la negociación colectiva, la eliminación del trabajo infantil y de las discriminaciones y la acción anticorrupción, pero menos de la cuarta parte tienen evaluación _de impactos y riesgos de su cumplimiento.

Un tema clave donde la brecha se acentúa es la cadena de producción. El 83% de las empresas se adhieren a que sus proveedores sigan los principios del Pacto Global, pero solo el 18% los asisten en establecerlos y revisarlos; solo el 9% toma pasos para verificar su cumplimiento; solo el 15% premia el buen desempeño de los proveedores en sostenibilidad.

En una encuesta a 1.000 altos ejecutivos (Pacto Global y Accenture 2013), el 78% reconoce que la sostenibilidad es una vía de crecimiento e innovación, y el 79%, que es una ventaja comparativa. El 67% piensa “que las empresas no hacen los esfuerzos suficientes para abordar los retos mundiales de sostenibilidad”. Una opinión publica cada vez más consciente y movilizada demanda que se reduzca la brecha actual y reconoce cada vez más a las empresas que lo hacen.

 La más reciente obra del autor, ‘Ética para empresarios’, ha sido traducida al inglés y al mandarín

Normas