El alza de los peajes del 0,9% no se hará el 1 de enero
El ministro de Industria, José Manuel Soria.
El ministro de Industria, José Manuel Soria. EFE

El Gobierno aplaza hasta abril parte de la subida de la luz de enero

El precio de la energía en la factura de la luz de casi 17 millones de usuarios subirá a partir del 1 de enero, tal como anunció el viernes el Gobierno, una media del 1,4%. O no. Efectivamente, el Real Decreto Ley que publica hoy el BOE (el decimoséptimo RDL del año) por el que se establece el precio de la electricidad para el primer trimestre de 2014 para cubrir el vacío provocado por la anulación de la subasta Cesur celebrada el día 20, establece un precio de 48,48 euros MWh para el producto base y de 56,77 euros para el punta, lo cual implica, respecto a la subasta de septiembre, una incremento medio ponderada del 1,4%.

Sin embargo, se trata de una revisión a cuenta de lo que ocurra con los precios de los mercados en los tres primeros meses del año, que serán los que realmente reciban los cinco comercializadores de último recurso que suministran por ley a los consumidores domésticos y pymes. Para fijar el precio intervenido, el Gobierno ha optado por la fórmula que más suaviza la subida de la luz de las dos opciones que le propuso el jueves la CNMC: la media de los precios de determinados mercados a plazo de los últimos seis meses (la otra alternativa, la media del último trimestre suponía una subida del 2,9%), pero este organismo alertaba de la necesidad de cubrir los posibles riesgos de unos comercializadores que suministran a un mercado regulado (el de los usuarios con menos de 10 kW de potencia contratada).

Dado que estos comercializadores, no pueden incurrir en pérdidas, el RDL establece para ellos un mecanismo de cobertura, que en este caso no se la darán las entidades financieras que acuden a la Cesur, sino los propios consumidores. Así, las diferencias con los precios OMIP se les liquidarán en la tarifa del siguiente trimestre: cuando esta diferencia en euros MWh sea positiva, “se realizará una anotación de pago para el comercializador de referencia”, según el RDL, y cuando sea negativa, “se realizará una anotación de cobro a favor” del mismo. Las diferencias serán incorporadas al calcular la tarifa del segundo trimestre. A partir de ahora, con la entrada en vigor de la nueva ley eléctrica, desaparece TUR como tal (queda para un mercado marginal de consumidores vulnerables), que pasa a llamarse precio voluntario al pequeño consumidor.

Aunque los precios del mercado mayorista se han desplomado tras la Cesur, de la que se derivaba una subida del 10,9% en el precio de la energía de la TUR que el Gobierno anuló, no se descartan subidas importantes en el primer trimestre. Si la media supera el precio fijado hoy por decreto, la tarifa subirá en abril, además de lo que corresponda con el nuevo mecanismo de subastas que el Gobierno dice preparar, lo que se pueda deber a las comercializadoras en su caso. Lo contrario beneficiaría al usuario.

La otra opción de cobertura propuesta por la CNMC y que el Gobierno ha rechazado, era que se liquidase como un coste del sistema, lo que suponía trasladar el coste de la energía (supuestamente liberalizado) a los peajes eléctricos, con el consiguiente déficit de tarifa y el peligro de que la medida fuese considerada una ayuda de Estado.

Por el momento, el 1 de enero la luz solo subiría el 1,4%, pero no, como ha anunciado el Gobierno, el 0,9% de la parte correspondiente a los peajes de acceso a las redes o parte regulada de la factura. Y es que estos se revisan a través de una orden ministerial que debe superar su trámite en la CNMC, que debe someterlo a la audiencia del consejo consultivo de la electricidad, en el que participan empresas, consumidores y comunidades autónomas. Por segundo año consecutivo, algo sin precedentes, el Gobierno del Partido Popular no revisa los peajes el 1 de enero. O hará un poco más adelante, eso sí, desde esta fecha.

Normas