La banca, al final, considera que 2013 ha sido mejor año de lo previsto. “Redondo”, dice un ejecutivo
El presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri
El presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri

Bankia acelera su plan estratégico: Cumple más del 50% en solo un año

El que se suponía iba a ser uno de los peores años para el sector bancario español, 2013, está a punto de finalizar. Annus horríbilis, se le llegó a denominar hace ahora justo 12 meses. Bruselas había aprobado un plan para recapitalizar a una parte importante de la banca española. Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc, Banco de Valencia, Ceiss, Liberbank, Caja3 y BMN necesitaban una inyección de capital público de 40.000 millones de euros. Además, se creó al final un banco malo, Sareb, al que se traspasó los activos inmobiliarios y créditos vinculados a este sector de las entidades con ayudas públicas.

Los bancos sanos, mientras, confiaban poco en 2013. Los datos macroeconómicos no acompañaban. La tasa de paro crecía y crecía lo mismo que el índice de morosidad, mientras que el crédito bajaba y bajaba. Y de la misma forma, las provisiones subían y subían y el beneficio descendía y descendía.

Pero al final, la banca ha logrado sortear el temporal con la venta de participadas, filiales inmobiliarias y otros activos, que le ha permitido mejorar considerablemente sus beneficios de 2013. El directivo de un banco calificó el viernes 2013 de año “redondo”. Opinión que es compartida por otros ejecutivos.

Bankia es una de estas entidades a las que pese a su estigma de nacionalizada –recibió 22.424 millones en dinero público–, va a conseguir mantenerse independiente y ya se ha convertido en un serio rival para la competencia, aseguran en el mercado. De momento, la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ha cumplido con más del 50% del plan estratégico que presentó a Bruselas para tres ejercicios (2013, 2014 y 2015). Desde enero hasta septiembre, Bankia ha generado una liquidez de 16.038 millones de euros, con un grado de cumplimiento sobre el objetivo que se marcó para finales de 2015 del 56%. En tres años el reto es conseguir generar 28.800 millones de euros de liquidez.

Este dato se une a otro ratio cada vez más importante en el sistema financiero y que incluso está regulado, y es el de la relación de créditos sobre depósitos (LTD en sus siglas en inglés). De esta forma, la concesión de nuevos préstamos está condicionada en gran medida por los depósitos que una entidad tenga. Por ello, la banca en general, y Bankia en particular, debe intentar que haya un equilibrio y que la financiación mayorista financie una parte menor del volumen de créditos.

En el caso de Bankia, este ratio LTD era del 142% en diciembre de 2012, pero a septiembre ya es del 137,6%, y el objetivo es alcanzar el 133% en diciembre de 2015, con lo que le queda para completar su previsión un 51% en dos años, frente al 49% que ha conseguido en solo nueve meses.

El estricto plan de Bruselas también le fijó como objetivo centrarse en aquellos segmentos de negocio y en aquellas actividades en las que puede aportar un mayor valor a los clientes y deshacerse de todo lo demás, de aquello que se conoce como no core. Bankia así prevé bajar su balance hasta los 252.200 millones de euros en el año 2015, en gran medida mediante la desinversión de activos no estratégicos. Hasta septiembre sus cifras, no obstante, apuntaban a un cumplimiento casi de la mitad del plan. Su balance ascendía a 282.362 millones de euros, lo que significa un grado de cumplimiento del 47%. También en eficiencia Goirigolzarri ha pisado el acelerador y ha conseguido ya este año dar por concluido el cierre de oficinas previstas para tres ejercicios. Ha cerrado 1.000 sucursales. Ha colocado así el ratio de eficiencia en el 54,20%, frente al 63,3% de diciembre pasado. Su reto es llegar al 45% en 2015, pero parece que el objetivo lo alcanzará a mediados de 2014.

Pero pese al cierre de sucursales – Bankia tiene el 7% de la red que hay en España–, su cuota en créditos y depósitos está entorno al 9%, lo que curiosamente se encuentra por encima de su peso natural, mientras que en fondos y planes de pensiones tiene menos, sobre el 5%, razón por el que es uno de los segmentos en los que se ha puesto el foco y en los que va a incidir en 2014. La cuota de mercado en crédito al sector privado, de hecho, ha pasado del 9,2% al 9,45% en septiembre y al 9,55% en octubre (último dato disponible).

En depósitos, tras una primera parte del año de leve caída de la cuota achacable al cierre de oficinas, desde el verano se está ganando cuota en depósitos a plazo. Pese a ello, el mensaje del banco es de que se mantiene la estabilidad en este segmento del negocio.

Normas