Se buscan soluciones para el medicamento tras caducar la patente
Medicamentos genéricos.
Medicamentos genéricos.

Precios distintos para el fármaco de marca y el genérico

Los laboratorios fabricantes de medicamentos genéricos encaran un futuro muy complicado para los próximos años. Su ritmo de crecimiento y penetración en el mercado farmacéutico español ha bajado desde un 40% en 2011 hasta un 5% de incremento que lograrán en 2013. Y no hay razones a la vista que hagan pensar, si nada cambia, que podrán seguir creciendo a futuro. Con estas premisas, la supervivencia de las empresas en el mercado está claramente en juego.

“Se nos puede echar en cara que al menos crecemos, en este entorno en el que todos los demás decrecen”, afirma Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, director general de la patronal de laboratorios genéricos Aeseg, a Cinco Días, “pero lo cierto es que el ritmo es importante porque somos un sector joven aún, en donde el centro de nuestro negocio es tener cada vez mayor volumen de unidades para poder seguir bajando los precios”. Sin volumen no hay ahorro y se pierde así la razón de ser de estos fármacos, que nacieron con vocación de “reguladores de los precios de los medicamentos en el mercado y para garantizar un mayor acceso por parte de los ciudadanos”, recalca el directivo.

Las causas del frenazo de la penetración de estos medicamentos, en opinión de Rodríguez de la Cuerda, se encuentra en la crisis económica y las sucesivas medidas regulatorias que han incidido sobre la demanda de medicamentos (como son el copago y la desfinanciación de algunos fármacos), en la constante reducción de precios de los fármacos y además, en el menor número de nuevos productos que salen al mercado y la dificultad que tienen para hacerse un hueco. La cuota actual de productos genéricos en valores (en euros facturados) es de un 17% y en unidades, de un 35%, “muy lejos de las tasas de la Unión Europea”, aseguran desde Aeseg.

Por un lado, las patentes de los grandes productos ya caducaron y no hay terminaciones de patente importantes a la vista que puedan dar cuota de mercado al sector genérico a medio plazo. Por otro lado, la incapacidad para ganar porcentaje de mercado la achacan, desde Aeseg, a que la marca y el genérico equivalente compiten desde el primer momento al mismo precio.

Antes, una vez caducaba la patente de un fármaco de marca y salía al mercado su genérico competidor, había un tiempo de alrededor de un año en el que la diferencia de precio entre ambos era de un 30%. Ahora, la rebaja al salir al mercado del producto genérico es del 40% pero desde el primer momento, todos los productos del mismo principio activo han de colocarse en el precio de referencia si quieren ser reembolsados por la Seguridad Social.

Por eso ahora, desde la patronal Aeseg quieren proponer ante las administraciones varias medidas que supongan su fomento como por ejemplo “políticas y normativas que diferencien en precio a la marca y al genérico”, tal y como pasaba hace años en España. El director general de Aeseg propone “el copago evitable”, sistema que se aplica en países como Portugal. La marca puede, según su propuesta, quedarse al precio que decida, por encima de los precios de referencia mientras que el genérico estará al precio marcado por el Gobierno. El Estado reembolsará solo el precio legal y el resto, lo pagará el usuario que decida optar por la marca en lugar del genérico.

Otra propuesta alternativa para diferenciarse en precio podría ser, explica Rodríguez de la Cuerda, que el copago que afronta el ciudadano sea menor si prefiere genérico. Es decir, que si el paciente tuviera que pagar un 40% del precio, solo abone un 30% si opta por genérico. La diferencia iría a cargo de la Administración, medida más complicada para Rodríguez de la Cuerda por el entorno económico actual.

La patronal también apunta a la necesidad de que sigan existiendo campañas de promoción del genérico en las Comunidades Autónomas y se mantenga la receta por principio activo (por el nombre de la molécula, como omeprazol o paracetamol). Aeseg aboga porque los genéricos “se perciban como un complemento a la labor de los laboratorios innovadores, no solo como un rival” para que puedan “competir en igualdad en el mercado”, señaló.

Diversificación, exportación y compras

A nivel sectorial, las recetas que le aplican a las empresas de medicamentos genéricos en el mercado español siguen la pauta de las industrias españolas de cualquier sector. Su manera de sobrevivir, señala Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, no puede ser otra que “diversificar en productos y servicios y aumentar la tasa de exportación de los fármacos que se producen en España”. El año pasado, la industria de genéricos exportó un 18% más de lo que importó y “cada vez venden más fuera de España”, señala el director general de Aeseg.

Sin embargo, esta industria ha estado tradicionalmente muy atomizada y, aunque ahora han pasado de 300 empresas a unas 30 compañías que controlan el 98% del mercado en valores y unidades, aún hay sitio para una mayor concentración. No en vano, el top10 de empresas farmacéuticas de medicamentos genéricos acapara el 85% del mercado en valores. Aunque hay empresas destacadas, nadie quiere dar el ranking completo de compañías así que no hay forma oficial de saber quiénes componen este listado de poderosas.

Desde Aeseg, apuntan que el futuro estará en manos de “grandes grupos muy especializados en determinados medicamentos genéricos, con gran capacidad de producción y economías de escala”. Sin embargo, la patronal dice, por otro lado, que al ser cada vez menos empresas en España, “las compras son más difíciles”. Quizá la concentración ha de venir por compras del exterior.

Normas