ACS, Ferrovial, Sacyr, OHL y Acciona aspiran al plan de carreteras 4G
La Ministra de Transporte de Colombia, Cecilia Álvarez-Correa (primera por la izquierda), y el presidente de la república, Juan Manuel Santos, a su lado, durante una presentación del programa de Cuarta Generación de autopistas.
La Ministra de Transporte de Colombia, Cecilia Álvarez-Correa (primera por la izquierda), y el presidente de la república, Juan Manuel Santos, a su lado, durante una presentación del programa de Cuarta Generación de autopistas.

La construcción española va a por 18.000 millones en obras en Colombia

El plan colombiano contempla 40 autopistas por 18.000 millones de euros

Las constructoras españolas están dispuestas a invertir fuerte en Colombia, donde está en marcha el plan de carreteras de mayor calado de América. El Gobierno ha llamado a empresas privadas para financiar el programa de Cuarta Generación (4G) de concesiones: 40 proyectos que suman 8.200 kilómetros y una inversión total de 25.000 millones de dólares (18.170 millones de euros) a desembolsarse en los próximos siete años.

ACS, Ferrovial, Sacyr, OHL, Acciona e Isolux son las grandes del sector español que han conseguido la precalificación para varias de las nueve primeras concesiones (1.200 kilómetros), agrupadas en un paquete denominado Autopistas para la prosperidad y con inversiones previstas por 13.000 millones de pesos (4.855 millones de euros). Estas serán ejecutadas en la zona noroeste del país, en el Departamento de Antioquía. Pero además de la clase noble de la construcción también se han colocado firmas medianas como Azvi, Rubau, Copisa y Ortiz. Las concesiones en juego van de los 500 a los 1.000 millones de dólares y de los 50 kilómetros a los 250 kilómetros de autopista.

Cuando el sector privado mantiene vivo en España el debate sobre la necesidad de apostar por la obra pública en busca de la reactivación económica, el Gobierno de Colombia cree que el programa 4G supondrá un crecimiento para el PIB del país del 1,5% anual durante el periodo que va de 2015 a 2019, llevando el crecimiento previsto del 4,5% al 6%. En cuanto al empleo, se espera la creación de hasta 450.000 puestos de trabajo.

Pugna con brasileños, chinos y europeos

Las españolas tendrán como rivales a compañías también foráneas, como la francesa Vinci, las brasileñas Odebrecht y Camargo Correa, la portuguesa Mota Engil, la austriaca Strabag y diversas firmas chinas, como Sinohydro y China Gezhouba. Tal presencia de inversores extranjeros ha motivado la intervención del presidente de la Agencia Nacional de Infraestructuras (ANI), Luis Fernando Andrade, para aclarar que “no hay un sesgo contra las firmas de ingeniería nacionales [por las colombianas]”.

Más inversión

- Colombia tiene experiencia en concesiones desde los años noventa, pero apenas ha adjudicado 25 proyectos en dos décadas por un valor de 8.000 millones de dólares.

- La inversión del país en infraestructuras del transporte ha estado por debajo del 1% del PIB. El reto es elevarla hasta los 18.000 millones de pesos, el 3%.

- Colombia tiene nueva ley de Asociaciones Público Privadas y también ha creado la Agencia Nacional de Infraestructuras.

De los 50 consorcios precalificados para el programa Autopistas para la prosperidad en 46 aparecen firmas locales en alianza con las extranjeras. Andrade destaca el papel de las colombianas como conocedoras de las condiciones geográficas, hidrológicas, geológicas y técnicas.

Las concesiones se otorgan por 25 años, de los que uno es para la etapa preoperativa, cuatro años se emplearán en las obras y 20 para la operación y mantenimiento.

Iridium (ACS) licita con la local Concesia; Acciona lo hace con Infraestructura Concesionada; Ortiz forma consorcio con KMA y Equipo Universal; Ferrovial se ha aliado con la chilena Intervial (ISA); Isolux comparte equipo con Tradeco; Azvi y Rubau aparecen juntas con la china Sinohydro; Copisa pujará junto a la india IL&FS, y Sacyr va en solitario con varias filiales, al igual que el grupo OHL.

Normas