Berlín es la última capital europea que cobrará a sus turistas
Turistas en la Plaza Mayor de Madrid
Turistas en la Plaza Mayor de Madrid

Madrid rechaza implantar una tasa al turismo por el desplome de visitantes

Ha perdido 422.000 turistas nacionales entre enero y octubre de 2013

De las 10 millones de pernoctaciones menos, solo 3,4 son de extranjeros

Madrid se ha convertido en el único gran destino español que se va a quedar al margen del año récord del turismo extranjero (el Ejecutivo prevé que llegarán más de 60 millones de visitantes). Entre enero y octubre han llegado a los principales destinos españoles 54,2 millones de visitantes, lo que supone un crecimiento del 5%.

Todas las grandes comunidades han ganado turismo, excepto Madrid, que ha perdido 250.000 visitantes en ese mismo período. No hay un solo motivo para explicar ese comportamiento divergente. El turismo nacional ha sufrido un desplome sin precedentes (el recorte en esa comunidad entre enero y octubre de 2013 ha sido de 422.000 entradas, según los datos del INE), a lo que se ha unido el mayor uso del AVE frente al avión, lo que sin duda ha perjudicado al número de pernoctaciones. Madrid era un sitio de tránsito donde muchos viajeros optaban por pasar una o varias noches. Con el mayor protagonismo del AVE, esas pernoctaciones han desaparecido y han tenido un efecto brutal en la ocupación. Entre enero y octubre se han perdido 10 millones de estancias, de los que 6,6 millones corresponden al turismo nacional. A esos dos factores se han unido el desplome de viajes y pasajeros del aeropuerto de Barajas, que ha ido en caída libre en paralelo al incremento de las tasas aéreas y a la salida masiva de aerolíneas de bajo coste.

Fuera del apartado estadístico, los empresarios del sector achacan este deterioro a la ausencia de una política turística. “Madrid ha desaparecido del mapa turístico mundial”, es la frase más repetida entre los actores más representativos. Y para ello ponen como modelo a seguir el de Barcelona, donde el ayuntamiento participa activamente con el consorcio Turismo de Barcelona en el diseño de una estrategia. “Los hoteles de Barcelona ya tienen la agenda definida para este año y la mitad del que viene. En Madrid eso es impensable”, señala el máximo representante de un hotel. Desde el empresariado ya han propuesto al Ayuntamiento de la capital que cree un consorcio con la Comunidad y los hoteleros para definir una política turística que sirva para reconvertir a Madrid en un destino atractivo para el turismo de ocio y negocio.

Pero Madrid también corre otro riesgo: el de quedarse al margen del resto de capitales europeas, que han optado mayoritariamente por implantar una tasa a las pernoctaciones, no con carácter recaudatorio, sino para disponer de fondos con los que incrementar la promoción o renovar las infraestructuras en un escenario de caída de recursos públicos. Francia la aplica desde 1994, Roma desde 2011, Barcelona desde 2012 y Berlín la empezará a cobrar desde el 1 de enero de 2014. En su primer año de vida, la tasa turística en Cataluña ha recaudado 34 millones de euros(la mitad en Barcelona), que se repartirán de la siguiente manera: 22,7 millones irán a parar a las arcas de la Generalitat de Cataluña; 5,5 millones al Ayuntamiento de Barcelona y otros cinco millones al resto de municipios, que destinarán esos fondos para modernizar los establecimientos y mejorar la promoción internacional.

Tanto Comunidad de Madrid como Ayuntamiento descartan que se vaya a implantar ninguna tasa que grave las pernoctaciones por el efecto negativo que puede tener en la ya deteriorada entrada de turistas. En Cataluña, la tasa ha sido promovida por la comunidad autónoma y se cobra en todos los establecimientos hoteleros (independientemente de su categoría) de las cuatro provincias (Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona). En el caso de que Madrid optara por aplicarla, podría seguir el modelo catalán o bien el que se aplica en Roma o París, donde la tasa es municipal.

El ‘clavo ardiendo’ de las compras comerciales

El único asidero al que se puede agarrar Madrid es el turismo comercial. Esta comunidad ha sido la abanderada de la apertura comercial, con la liberalización de horarios comerciales a través de la creación de zonas de gran afluencia turística y la apertura de los establecimientos comerciales durante 10 domingos al año, el máximo permitido por ley.

Así se puede constatar en el ranking que ha elaborado Expedia, la mayor agencia de viajes online, en el que Madrid figura como el segundo destino internacional preferido por los españoles para pasar sus navidades, tan solo superado por Nueva York. La principal variación que ha sufrido esta clasificación es la fuerte subida experimentada por Canarias, que se sitúa en la tercera posición.

Esta buena noticia, sin embargo, se ve empeñada por la pérdida de notoriedad registrada entre los turistas europeos. Ni Madrid ni Barcelona aparecen entre los cinco destinos preferidos por los europeos para las navidades. Mientras que Barcelona es elegida como la favorita por los ciudadanos de cuatro países europeos, Madrid tan solo figura en las preferencias de los italianos. De hecho, Canarias es el destino español más solicitado por los europeos por el buen clima que tiene en pleno invierno.

El Ejecutivo de Madrid negocia con la Secretaría de Estado de Comercio para que se agilice al máximo la concesión de visados a turistas extracomunitarios, los que más poder adquisitivo tienen y los que más interés muestran por el turismo comercial. Entre ellos, destacan los visitantes chinos y rusos, que durante su estancia gastan más del doble que la media durante su estancia. En el caso de China, se han abierto tres nuevas oficinas y se ha reducido el plazo a cinco dias.

Normas